Escotes y aberturas marcan tendencia en los Premios Fénix

Ana de la Reguera fue la estrella de la alfombra roja de los Premios Fénix el miércoles por la noche, cuando los vestidos con escote y de color negro le imprimieron un toque clásico a la velada.

La actriz mexicana acaparó las miradas al portar un vestido vintage de terciopelo negro y joyería Bvlgari con la que dejó entrever su escultural figura. La veracruzana arrancó suspiros con su abertura en la pierna y un escote pronunciado.

El Premio Fénix "es súper importante sobre todo por lo que está pasando, hoy más que nunca unido Iberoamérica", dijo De la Reguera a The Associated Press.

Aunque la actriz de 39 años se reservó el nombre de sus favoritos en la entrega, debido a que fungió como parte del jurado, dijo que deseaba que Jana Raluy se llevara el galardón como mejor actriz por su trabajo en la película "Un monstruo de mil cabezas" del director Rodrigo Plá. El premio, sin embargo, fue la brasileña Sonia Braga por su actuación en "Aquarius".

Celebridades que incluyeron a los actores Gael García Bernal, Oona Chaplin, Irene Azuela y Manolo Cardona, así como al escritor Guillermo Arriaga y los músicos Fito Páez, Adanowsky, Adrián Dárgelos de Babasónicos y Quique Rangel de Café Tacvba desfilaron por la alfombra roja afuera del Teatro de la Ciudad "Esperanza Iris", en el corazón de la Ciudad de México, donde se realizó la ceremonia.

"Este premio es importante porque nos incluye a nosotros que hablamos portugués, y eso me parece súper", dijo el astro brasileño de la serie "Narcos", Wagner Moura, a la AP. "Siempre quise estar aquí, desde la primera vez (en 2013), que estaba yo en Colombia filmando 'Narcos', pero ahora sí pude estar aquí, y estoy contento".

Irene Azuela fue otra de las invitadas que captaron más la atención durante su paso por la alfombra. La actriz apostó por un flamante vestido largo color azul agua. Al igual que De la Reguera, Azuela llevaba una abertura en la pierna y un escote pronunciado.

En opinión de la actriz, los Premios Fénix, en su tercera edición, han tomado cada vez más fuerza y se vislumbran con un futuro prometedor.

"Me parece increíble ser parte de la comunidad cinematográfica mexicana y ahora, por supuesto, de la iberoamericana. Es una plataforma para los distintos trabajos que se hacen en los diferentes países de la región", señaló Azuela, quien actualmente trabaja en México con la española Carmen Maura en el filme "Cuando los hijos regresan".

Rangel, bajista de Café Tacvba, aprovechó una pausa en la grabación del nuevo disco de la agrupación mexicana de rock para acompañar a su pareja, Irene Azuela, y festejar con colegas y amigos a lo mejor del cine iberoamericano.

"En este momento estamos en un proceso fascinante, que es el de volver a encontrarnos en el estudio. Hace un mes estuvimos trabajando en Los Angeles con Gustavo Santaolalla, que es otra gran figura no sólo de la música, también del cine", dijo el músico.

Chaplin, nieta del ícono del cine Charlie Chaplin, marcó la diferencia al portar un vestido largo de color claro, obra del diseñador mexicano Abel Martínez, quien usó materiales ecofriendly, es decir, reciclados y de comercio autosustentable.

Como accesorio en la cabeza, la actriz escogió un Arauco, una joya de las etnias indígenas mapuches, originarias del sur de Chile, para rendir honor a las raíces de su abuela.

La hija de Geraldine Chaplin asistió por primera vez a la ceremonia, por lo que no ocultó su felicidad de compartir con un sector de la comunidad cinematográfica de Iberoamérica. Para la ocasión, la española eligió la comodidad y llegó descalza a la gala.

"¡Ups! Y los zapatos me los olvidé", dijo con tono pícaro.

RELACIONADOS