Prevención del Cáncer

La depresión y el cáncer de seno

El cáncer, específicamente de mama o de seno, es una enfermedad agresiva pero que puede enfrentarse con actitud positiva; quienes no hemos tenido que vivir este difícil proceso, siempre escuchamos hablar sobre el impacto que tiene la depresión en cada paciente.

La depresión durante el proceso de tratamiento para combatir el cáncer de mama, es la responsable, en gran medida, que la persona pueda sentirse tan desanimada que crea que nada va a funcionar para mejorar su salud.

Hay muchos motivos por los cuales una persona que acaba de recibir un diagnóstico de cáncer, puede deprimirse, estos son:

1.- El miedo a la muerte.

2.- Los cambios en la imagen corporal y la autoestima.

3.- Preocupaciones financieras.

4.- Sus funciones laborales.

5.- Hijos, esposo, familia.

Muchas veces las pacientes no quieren que su familia sepa que tienen cáncer, precisamente porque esta es una enfermedad por la que lucha no sólo el paciente sino todos los seres queridos que tiene alrededor; por eso es primordial tratar de no dejarse caer, armarse de valor y evitar deprimirse para poder ganarle la batalla.