Preocupación por posibilidad de impunidad en varios casos de corrupción

Olga de Obaldía, de Transparencia Internacional Panamá; y Magaly Castillo, de Alianza Ciudadana; Danilo Pérez, sociólogo; César Ruiloba, abogado; y el excontralor José Chen Barría, analizaron los resultados contenidos en un estudio desarrollado por la Fundación para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana Capítulo Panameño de Transparencia Internacional y la Alianza Ciudadana Pro Justicia, sobre el estado en que se encuentran 20 de los casos de corrupción investigados en el país.

De Obaldia y Castillo explicaron que de los 20 casos en 17, el Ministerio Público concluyó la investigación, giró la vista fiscal y trasladó los expedientes al Órgano Judicial, en donde están desde hace meses sin que se haya llamado a juicio, ni dictado sentencia, ante lo cual temen la posibilidad de que varios queden impune.

“De todos estos 20 casos, tres de ellos siguen en el Ministerio Público para investigación, son los más recientes, hay once casos que están esperando audiencia preliminar, seis casos que están en situaciones de recursos e incidentes que no les permiten avanzar, y tenemos ninguno, cero en el cual se haya dictado sentencia”, detalló De Obaldía.

Castillo expresó que para su concepto, la falta de sentencia es “dramático porque estamos hablando que son 20 casos que llevan, por ejemplo, alquiler de aeronaves 32 meses, bolsas de comida 30 meses, comida deshidratada estamos hablando casi de 21 meses, piso - techo 30 meses, riego de Tonosí 33 meses, osea son realmente casos que casi todos tiene más de 30 meses y ni siquiera audiencia preliminar en la mayoría de ellos”.

Por su parte, Chen Barría indicó que el problema de la corrupción no es un problema de instituciones ni leyes, sino que el problema está en el ciudadano, “el caso es que los panameños estamos ya tan golpeados de tanta corrupcion que un caso más o un caso menos no nos despierta la conciencia ciudadana, este el único país en que los casos de Odebrecht no ha habido nada, aquí todos volteamos a ver para el otro lado”, cuestionó.

A juicio de Toro, en Panamá la gente no reacciona ante los temas de corrupción debido a dos posibles factores, porque se ha culturizado o porque se ha justificados, mientras que en otros países la gente reacciona porque convergen las condiciones económicas que están en la estructura de la sociedad con las condiciones sociales-políticas que están en la parte ideológica de la sociedad.

Ruiloba señaló la importancia de que se genere un debate de las posibles causas que han generado que la mayoría de los funcionarios del Gobierno pasado esté en el banquillo de los acusados y debatir las posibilidades para combatir la corrupción política.

RELACIONADOS