Porcell cree que aumentarán implicados en sobornos de Odebrecht

La procuradora general de la Nación, Kenia Porcell, manifestó este martes que aumentará el número de procesados en Panamá por el cobro de más de 59 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Hasta el momento la fiscalía panameña ha procesado a 17 personas por el presunto cobro de sobornos para favorecer adjudicaciones de contratos en favor de la brasileña.

"Las investigaciones avanzan y la relación cordial y respetuosa de colaboración con Brasil nos permite a nosotros llegar a considerar que ese número va a ampliarse", dijo Porcell.

Sin embargo, "las pruebas son las que van a determinar en que momento y circunstancias se formularán los cargos", añadió en un encuentro con corresponsales extranjeros.

Aunque Porcell no dio nombres, hasta ahora se ha filtrado que entre los 17 procesados están Ricardo y Luis Enrique Martinelli, hijos del expresidente derechista Ricardo Martinelli (2009-2014).

Los hijos de Martinelli, sobre los cuales pesa una orden de detención de Interpol, son investigados por haber cobrado presuntamente más de 20 millones de dólares en comisiones de la empresa brasileña mientras su padre era presidente de Panamá, aunque ellos lo niegan.

La fiscalía ha incautado un helicóptero de la familia Martinelli por este caso, por el que también han sido llamados a declarar Mario Martinelli, hermano del exgobernante, y varios exaltos funcionarios.

De acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Odebrecht pagó en Panamá más de 59 millones de dólares en sobornos entre 2010 y 2014.

Porcell piensa, sin embargo, que esa cifra solo es "una base" que podría ser aún mayor, aunque hay que esperar las auditorías que realiza la Contraloría para conocer la cantidad exacta de los sobornos.

El expresidente Martinelli, quien vive en Miami, es reclamado por la justicia panameña, que lo acusa de espiar a opositores y lo investiga por varios casos de corrupción.

Tanto Martinelli como sus defensores manifiestan que todo se trata de una persecución política del actual presidente Juan Carlos Varela, antiguo aliado suyo hasta que el exgobernante lo cesó como canciller en 2011.

"Las investigaciones de Odebrecht están avanzando bien y a paso firme", dijo Porcell.




RELACIONADOS