Panamá en ONU reitera que agotará todos los recursos en caso Nicaragua

NUEVA YORK (AFP). El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, manifestó el miércoles ante la Asamblea General de la ONU la "profunda preocupación" y el " categórico rechazo" de su país ante la ambición de Nicaragua de extender su plataforma continental a aguas bajo soberanía panameña.

" Mi gobierno se ve en la imperiosa necesidad de rechazar categóricamente el intento de delimitación de las fronteras marítimas de la República de Nicaragua, porque vulnera los tratados vigentes", indicó Martinelli en Nueva York, al referirse a una presentación del país vecino en Naciones Unidas para ampliar su plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas.

Martinelli explicó la solicitud formulada por Nicaragua ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de la Convención sobre el Derecho del Mar de la ONU y dijo que afecta un "área marítima aproximada de 49.892,54 kilómetros cuadrados de aguas panameñas".

" Mi gobierno quiere expresar su profunda y enérgica preocupación en el sentido de que las coordenadas trazadas en la solicitud nicaragüense generan una inobjetable superposición a nuestros espacios marítimos y a los tratados concertados por la República de Panamá con los países vecinos", señaló.

" Haré acopio de todos los recursos necesarios, conforme al Derecho Internacional, a fin de reconducir la pretensión formulada en este sentido por la República de Nicaragua", agregó.

En su discurso en la gran cita anual de la ONU en Nueva York, el mandatario panameño informó sin embargo que los cancilleres de ambos países "han empezado el proceso de solución" de esas diferencias.

En noviembre de 2012, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) resolvió un litigio limítrofe entre Nicaragua y Colombia, reconociéndole a Bogotá la soberanía sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, así como de los islotes y cayos adyacentes, pero otorgándole a Managua unos 75.000 km2 de mar en disputa.

Panamá teme que los nuevos límites marinos otorgados a Nicaragua terminen afectando a sus aguas territoriales en la costa del Caribe.

RELACIONADOS