Gobierno prohíbe manifestaciones sin autorización en la Cinta Costera

Mediante el Decreto Ejecutivo 281 de 15 de diciembre de 2017, el Ministerio de Obras Públicas estableció la reglas de uso de la Cinta Costera, entre estas prohibió las manifestaciones de "cualquier tipo" sin una autorización previa.

Con el documento ya promulgado en la Gaceta Oficial 28446-A, solo una semana después de la multitudinaria concentración contra la corrupción, queda establecido que las instalaciones solo se podrán utilizar para actividades, eventos y manifestaciones, a través de las solicitudes detallando la actividad a realizar, con al menos 10 días hábiles previo a la actividad, con el fin de que el Ministerio de Obras Públicas verifique la viabilidad del evento.

Estas solicitudes podrán ser enviadas por persona natural, jurídica, organización e instituciones particulares o estatales.

"De ser necesario, el administrador de la Cinta Costera coordinará con el solicitante una reunión para conocer mayores detalles de la actividad o inspeccionar el área a utilizar, para ello podrá apoyarse con el personal técnico de la Oficina de Proyectos Especiales", establece el Decreto.

Además de las solicitudes de permiso, la persona natural o jurídica y organizaciones que busquen realizar actividades deben comprometerse a devolver las instalaciones en las mismas condiciones y la administración se reserva el derecho de "exigir" una fianza para garantizar la atención a áreas que sean afectadas.

Prohibiciones

Según el Decreto 281, las actividades que quedan prohíbidas en la Cinta Costera son:

  • Vender cigarrillos y bebidas alcohólicas
  • Vender discos compactos y DVDs
  • Vender juegos pirotécnicos
  • Vender billetes de lotería
  • Convocar y realizar manifestaciones de cualquier tipo, dar discursos o sermones públicos sin autorización del administrador de la Cinta Costera
  • Alquilar juegos mecánicos o inflables
  • Vender mercancías secas no comestibles (excepto artesanías)
  • Circular o transitar con carritos de venta de paletas, raspados, alimentos, jugos y bebidas.
  • Alterar el orden público
  • Faltar el respeto a los supervisores de la Administración de la Cinta Costera, miembros del SPI