Dirigente magisterial considera que el llamado a paro es una medida obsoleta

El dirigente magisterial, Armando Espinoza, de la Asociación de Maestros Independientes Auténticos  expresó a RPC Radio que considera obsoleta la manera como las demás dirigencias se manifiestan contra el sistema.

"Nosotros como dirigentes magisteriales tenemos que hacer creer a las autoridades educativas, a los Gobiernos que llegan, a poder resolver nuestros temas de manera profesional, para no afectar el proceso educativo. Nosotros tenemos más de 30 años utilizando el mismo sistema paro, huelga y marcha, y no hemos logrado absolutamente nada para el sistema educativo. Entonces tenemos que cambiar paradigmas y cambiar la hoja de ruta, ¿cuál es la hoja de ruta? Invitar y aprovechar la oportunidad que las autoridades están abriendo a los educadores, a los padres de familia, a los estudiantes, a la sociedad civil a poder dialogar y a enfrentar los retos del sistema educativo con profesionalismo y con coherencia". 

Espinoza asegura que es caótico que cada vez que los docentes confronten un problema, ya sea porque requieren de un aumento, mejoras a su colegio o más presupuesto para sus planteles, se tengan que ir a paro y perder días de clases.

Indicó que su discurso no significaba que estaba de parte de un Gobierno, simplemente se trata de velar por qué el sistema educativo se mejore. 

"De 210 días de clases que existen en el calendario de clases solo se dan 100 días de clases.  En ningún país del mundo esto ayuda a la educación. Hacemos un llamado al Gobierno Nacional y hacemos un llamado a la ministra ya en el cargo, Maruja de Gorday, para que sentemos las bases a cómo va a ser este diálogo", expresó Espinoza.

El dirigente considera que los gremios deben llevar a la mesa todos sus planteamientos y mnodernizarse en su manera de exigir mejoras, y pide que esta sea a través del diálogo.

Otra situación que planteó el dirigente es que actualmente la mayoría de los gremios magisteriales están conformados por educadores jubilados y que estos son precisamente los que mantienen esa práctica de hacer llamados a paro.

Espinoza considera que en el sistema hay muchos maestros jóvenes deseosos de dar clases y que el Ministerio debería utilizar la experiencia de los maestros jubilados fuera del salón de clases, para que esas plazas sean utilizadas por los nuevos docentes. 

RELACIONADOS