Devotos llegan a Atalaya para agradecer favores recibidos

Fe, devoción y creencia es el ambiente que vivió en Atalaya, a donde decenas devotos procedentes de distintos lugares se dieron citas este Miércoles de Cenizas.

Como es tradición, los peregrinos vestidos de morado en representación a la túnica que porta este Santo, llegaron hasta la Basílica Menor de Atalaya para agradecer los favores por salud, amor, trabajo y la familia.

En la Basílica se realizó la tradicional misa que da inicio a la Cuaresma, y también previo a las celebraciones del santo, quien no tiene una fecha exacta de su aparición pero según la historia, su existencia data de 1730.