Genisa pide intervención del Gobierno ante protesta indígena

La empresa responsable del proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco solicitó este miércoles al Gobierno de Panamá que garantice la propiedad privada y el libre acceso a la obra, que se encuentra bloqueado por la comunidad indígena vecina que se opone al proyecto.

"Le pedimos al Gobierno que intervenga y que quite a los indígenas de la puerta, que ponga orden" en Barro Blanco, confirmó a Efe una fuente de la empresa hondureña Generadora del Istmo (Genisa).

Desde este lunes "la entrada al proyecto Barro Blanco ha sido invadida y bloqueada de forma ilegal, como ha visto el país en los medios de comunicación. Los invasores están dentro de la propiedad privada de la empresa y no permiten el libre acceso de los trabajadores", indicó Genisa en un comunicado.

La protesta, añadió la contratista en la nota, es "un acto totalmente ilegal, que atenta contra el derecho inalienable de Inviolabilidad del Domicilio y Lugar de Trabajo".

Un grupo de indígenas de la comarca Ngäbe Buglé, que habita en los alrededores del área de inundación de la obra, bloqueó el lunes el acceso a Barro Blanco.

Según confirmó hoy a Efe la cacique suplente Clementina Pérez, la protesta se mantendrá "hasta que el presidente, Juan Carlos Varela, cancele por escrito" el proyecto, que ya tiene un 95 % de avance y que se ubica sobre el río Tabasará, en el distrito de Tolé, unos 400 kilómetros al oeste de la capital panameña.

El pasado febrero el Gobierno panameño suspendió temporalmente el proyecto alegando, entre otras cosas, incumplimientos medioambientales por parte de la empresa constructora, pero instaló una mesa de diálogo para acercar posiciones entre las partes, liderada por la vicepresidenta y canciller panameña, Isabel de Saint Malo.

Los indígenas, que abandonaron las conversaciones, se mantienen firmes en su exigencia y amenazaron hoy con llevar a cabo otras acciones de protesta si no reciben respuestas.

"De confirmarse que no se cancelará el proyecto, tendremos que adoptar otras medidas", dijo la cacica Clementina Pérez, sin precisar más.

En el lecho del río Tabasará, que alimentará la presa, está un petroglifo precolombino que sirve de culto principal de la iglesia sincretista Mama Tadta, mayoritaria en la comarca Ngäbe Buglé, y que quedará permanentemente cubierto de agua cuando se forme el lago.

"Las obras se desarrollan 100 % en propiedad privada, sin intervención alguna en territorio de la comarca", repitió este martes Genisa.

La hidroeléctrica de Barro Blanco comenzó a construirse en el 2011 y proyecta generar 28,56 megavatios, cerca del 2 % de la capacidad instalada del país.

RELACIONADOS