Canal en manos panameñas supera hito de 10 mil millones dólares en ingresos

El Canal de Panamá ha generado ingresos directos al Tesoro del país por más de 10 mil millones de dólares durante los últimos 15 años, desde que la vía interoceánica es administrada por los panameños, informó la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

La institución reveló en un comunicado que este año su administración "alcanza otro hito en la historia" al "traspasar la barrera de los 10 millones de dólares en aportes al Tesoro Nacional, en 15 años bajo administración panameña".

El Canal de Panamá, construido y administrado por los Estados Unidos entre 1903 y 1999, está bajo soberanía plena de Panamá desde el 31 de diciembre de 1999, de acuerdo con los tratados Torrijos-Carter que también pusieron fin a la presencia militar estadounidense en el país centroamericano en esa fecha.

La Junta Directiva de la ACP establece las políticas para el funcionamiento, mejoramiento y modernización del Canal, por donde pasa el 6 % del comercio mundial.

El Canal se encuentra en pleno proceso de expansión, con una inversión de 5.250 millones de dólares, que incluye la construcción de un tercer juego de esclusas que duplicará su capacidad de transporte de carga anual de 300 a 600 millones de toneladas y debía estar terminada a inicios de 2015, aunque retrasos de la obra han aplazado la fecha prevista para diciembre de ese año.

Se espera que el nuevo tramo del Canal ampliado entre en funcionamiento a principios de 2016.

Las obras de ampliación quedaron suspendidas a principios de este año, 18 días, porque el consorcio contratista del proyecto de las nuevas esclusas, Grupo Unidos Por el Canal (GUPC), alegó que se había quedado sin liquidez al haber experimentado unos sobrecostos de unos 1.600 millones de dólares.

Las obras se reiniciaron después de que cada parte se comprometió a inyectar al proyecto 100 millones de dólares cada una, además de acordarse una fianza para financiación internacional, por parte de GUPC, de 400 millones de dólares.

Sin embargo, por un lado, las obras volvieron a paralizarse dos semanas en abril por una huelga de obreros de la construcción en el país y, por otro lado, los acuerdos de marzo no disiparon las tensiones entre el contratista y la administración del Canal hasta que el 1 de agosto pasado las partes firmaron la inclusión de los acuerdos en el contrato definitivo.