"Son problemas que pasan", dice Bolsonaro tras muerte de 4 presos en traslado

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, calificó este miércoles como "problemas que pasan" la muerte de cuatro presos que eran trasladados de la cárcel donde este lunes se registró una masacre que dejó 58 fallecidos a otro penal.

En un autobús eran traslados 30 reclusos y durante el trayecto, cuatro de ellos, al parecer miembros de la facción criminal que orquestó el ataque en el penal de Altamira, fueron asesinados por asfixia, según la Secretaría de Seguridad Pública y Defensa Social (Segup) de Pará.

Las autoridades solo se dieron cuenta de los crímenes al llegar a la ciudad de Marabá.

El jefe de Estado comparó el asesinato de los cuatro reclusos con la muerte de enfermos durante los traslados en una ambulancia.

"Con seguridad debían de estar heridos, ¿no? Es como una ambulancia cuando recoge a una persona enferma, en el trayecto, puede fallecer", afirmó Bolsonaro en declaraciones a los periodistas tras participar en una ceremonia en la localidad de Goiás.

"Problemas que pasan, ¿correcto?", agregó.

El vehículo en el que viajaban partió en la tarde del martes de la cárcel de Altamira con un total de 30 reclusos, esposados y divididos en cuatro compartimentos, con destino a otro penal, en la ciudad de Marabá, situada a unos 500 kilómetros de distancia.

La víspera, al ser cuestionado sobre la muerte de los 58 reos en el interior de la prisión, el presidente brasileño se negó a comentar el tema.

"Pregunten a las víctimas de los que han muerto allá a ver qué piensan ellos. Después de que contesten, yo les contesto a ustedes", dijo el mandatario.

Esta es la segunda matanza en el interior de una cárcel brasileña en apenas dos meses, después de otra registrada a finales de mayo en el vecino estado de Amazonas, en otro enfrentamiento entre integrantes de un mismo grupo delictivo que dejó 55 muertos en 48 horas.

RELACIONADOS