Los líderes políticos de Perú niegan que Odebrecht financiara sus campañas

Los principales líderes políticos de Perú, incluido el presidente, Pedro Pablo Kuczynski, negaron hoy haber recibido dinero de la constructora brasileña Odebrecht para financiar sus campañas electorales, como así lo ratificó hoy el exdirector de la empresa en Perú, Jorge Barata, a fiscales peruanos.

Además de Kuczynski, el expresidente Alan García, la actual primera ministra Mercedes Aráoz y la líder del partido fujimorista Fuerza Popular, Keiko Fujimori, se pronunciaron hoy para defender su inocencia frente a las imputaciones que también involucran a los expresidentes Alejandro Toledo y Ollanta Humala y a la exalcaldesa de Lima, Susana Villarán.

El primero en salir al paso del testimonio ofrecido en Brasil por Barata fue Kuczynski, a cuya campaña de 2011 el empresario afirmó que Odebrecht entregó 300.000 dólares por intermedio de la banquera Susana De la Puente, actual embajadora del Perú en el Reino Unido.

"No he recibido jamás una donación del señor Barata para mis campañas presidenciales", escribió Kuczynski en la red social Twitter.

El mandatario recordó que su candidatura para esos comicios era una alianza con otras fuerzas políticas e incidió en que él no se ocupaba de la tesorería de la campaña.

El gobernante se comprometió además a recibir el 16 de marzo a la comisión parlamentaria que investiga el capítulo peruano del caso Lava Jato, la mayor trama de corrupción de Brasil, para ser interrogado como testigo, después de que los congresistas lo amenazaran con investigarlo si no atendía a la sexta citación que le remitieron.

Ante la comisión deberá responder por las consultorías que su empresa Westfield Capital hizo a Odebrecht entre 2004 y 2007, cuando era ministro en el Gobierno del expresidente Toledo, y por las que facturó 782.000 dólares.

Por su parte, el expresidente Alan García también negó donación alguna de Odebrecht para su campaña de 2006, en la que fue electo presidente, a pesar de que aparentemente Barata afirmó hoy que su empresa entregó 200.000 dólares para el entonces candidato del Partido Aprista Peruano (PAP).

"Ni mi campaña ni el Partido Aprista recibieron en el 2006 donación alguna de Odebrecht. Las cuentas fueron debida y oportunamente presentadas a la ONPE (Oficina Nacional de Procesos Electorales). Otros se venden, yo no", espetó García.

En la misma línea se pronunció la actual primera ministra de Perú, Mercedes Aráoz, quien fue la candidata del Partido Aprista para las elecciones presidenciales de 2011, en las que Barata ratificó haber financiado su campaña.

"En el 2011 no hubo ninguna plata de Barata. Es totalmente falso. Que me rebusquen", dijo Aráoz.

"Desconozco cualquier aportación. Hemos tenido una campaña muy corta y muy chiquita, que terminó el 15 de enero con una renuncia por mi parte", agregó.

Más enfática fue Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori, quien considera que la declaración de Barata la absuelve de cualquier culpa, a pesar de que su partido Fuerza Popular no, pues supuestamente recibió de la constructora más de un millón de dólares para la campaña de 2011, según el diario El Comercio.

Fujimori destacó que Barata aclaró que nunca le entregó dinero alguno a ella, por lo que pidió a la Fiscalía archivar la investigación en su contra, aunque sí a los exministros fujimoristas Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya.

La líder de Fuerza Popular, a quien la Fiscalía investiga por presunto lavado de activos tras encontrar una anotación de Marcelo Odebrecht que decía "Aumentar Keiko a 500 e eu fazer visita" (Aumentar Keiko a 500 y le voy a hacer una visita), apuntó que Barata reconoció no tener pruebas de esos aportes de su compañía.

Según medios locales, el mismo Barata afirmó haber contribuido con 600.000 dólares en 2011 a la campaña de Toledo, con orden de captura internacional por supuestamente haber recibido 20 millones de dólares en sobornos de Odebrecht.

También corroboró haber entregado tres millones de dólares en 2011 por orden del Partido de los Trabajadores de Brasil a la campaña de Humala, quien al igual que su esposa, Nadine Heredia, está encarcelado por la presunta financiación irregular de sus campañas. 

RELACIONADOS