Al menos 15 niños han sido víctimas de balas perdidas en Río durante 2018

Al menos 15 niños de hasta once años de edad fueron alcanzados por balas perdidas en la región metropolitana de la ciudad brasileña de Río de Janeiro en lo que va de año, de los cuales cuatro murieron, según información de la aplicación Fuego Cruzado.

De acuerdo con los datos publicados por Fuego Cruzado a través de su perfil en Twitter, seis menores de edad fueron alcanzados por balas perdidas en febrero, cuatro en marzo, otros cuatro en abril, y uno en mayo.

Este último caso hace referencia a un bebé de seis meses de edad que fue herido en el hombro por una bala perdida en la noche de este lunes, cuando estaba con su madre en el patio de un colegio ubicado en una zona residencial de la zona sur de Río, próxima a la favela Cerro Corá.

Sobre los cuatro menores que murieron por balas perdidas, Fuego Cruzado señaló que dos de esos casos ocurrieron en febrero y los otros dos en marzo.

De acuerdo con un balance de la ONG Río de Paz, unos 44 niños murieron víctimas de balas perdidas en Río de Janeiro durante la última década y de ellos, 12 fallecieron en el último año, en pleno recrudecimiento de la ola de violencia que azota la región.

La ola de violencia que azota a Río de Janeiro desde la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016 se agravó en 2017 y alcanzó su pico en este 2018.

Ante este panorama, el presidente Michel Temer decretó el pasado 16 de febrero la intervención de la seguridad de Río, con lo que cedió al Ejército el control del orden público.

Desde entonces, el Ejército no ha entrado en confrontación directa con las bandas de narcotraficantes y sus acciones tampoco han reducido los índices de violencia en el estado Río.