Al menos cinco muertos en ataque talibán a una ONG estadounidense en Afganistán

El ataque perpetrado este miércoles por los talibanes contra la ONG estadounidense Conterpart International en Kabul terminó al cabo de cinco horas, dejando cinco muertos, según un último balance.

Los combates se produjeron en un momento en el que los insurgentes mantienen desde hace varios días negociaciones de paz con Estados Unidos en Doha (Catar).

"El ataque terrorista contra la agencia de ayuda internacional terminó. Todos los agresores fueron abatidos", indicó en un mensaje a la prensa el portavoz del ministerio de Interior, Nasrat Rahimi.

Cuatro civiles, incluida una mujer, y un policía murieron, mientras que 24 personas resultaron heridas, entre ellas un extranjero de nacionalidad por el momento desconocida, precisó.

"Estamos en estrecho contacto con nuestro equipo de seguridad sobre el terreno" para saber si miembros de la oenegé murieron o resultaron heridos, indicó en un mensaje enviado la AFP el servicio de comunicación de Counterpart International, situado en Estados Unidos.

Una fuerte explosión sacudió este miércoles hacia las 07H30 GMT el centro de la capital afgana, en una zona con numerosos comercios, locales de oenegés y un edificio de Naciones Unidas.

La detonación tuvo lugar en el recinto de los edificios de la oenegé Counterpart International, contiguo a las oficinas del fiscal general, indicó Nastrat Rahimi, el portavoz del ministerio del Interior.

"Estaba en mi oficina cuando oí una gran explosión, todas las ventanas se rompieron", contó a la AFP Akbar Khan Sahadat, un fiscal que se hallaba en el lugar en el momento de los hechos.

"Salimos corriendo del edificio y oí disparos de armas y explosiones de granadas cerca de allí", afirmó.

Según Rahimi "cuatro agresores" armados y equipados con chalecos explosivos entraron en el complejo de la oenegé, antes de que la policía acordonara la zona.

Cerca de 200 empleados de Counterpart fueron socorridos y cerca de allí se encontró un vehículo bomba, añadió Rahimi.

Los talibanes reivindicaron el ataque, y su portavoz Zabihullah Mujahid acusó en Twitter a la oenegé de estar implicada en actividades "dañinas".

"Counterpart activó un programa peligroso llamado Angel que pretende promover la diversidad entre los hombres y las mujeres", indicó en un tuit.

Según la web de Counterpart International, la organización fue fundada en 1965 por una actriz australiana, Betty Bryant Silverstein, y un sacerdote marista.

Financiada por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la oenegé dirige programas de desarrollo en el mundo entero, y desde 2005 pilota en Afganistán programas de apoyo a la sociedad civil.

El embajador de Estados Unidos en Kabul, John Bass, condenó "el ataque de los talibanes contra una ONG estadounidense" que "ayuda a las comunidades locales, forma a periodistas y apoya al pueblo afgano".

"Por esto, es el blanco de una violencia sin sentido", tuiteó.

La Misión de Naciones Unidas en Afganistán (Manua) condenó un "ataque particularmente lamentable, que golpeó a civiles que ayudan a los afganos" y durante el Ramadán. "Los civiles no son un blanco", escribió en Twitter la Manua.

La explosión coincidió con la ronda de diálogos de paz en la que están participando desde el miércoles Estados Unidos y los talibanes en Doha, que parecen encallados en la cuestión del calendario de retirada de las fuerzas estadounidenses.

Antes de fijar este calendario, Washington quiere que se trate la cuestión de un alto el fuego y la apertura de un posible diálogo interafgano, pero los talibanes se niegan a avanzar en las negociaciones hasta que Estados Unidos no anuncie formalmente el calendario de retirada.