Nueve legisladores que abandonaron fujimorismo formarán nueva bancada en Perú

Nueve legisladores peruanos, que abandonaron el partido Fuerza Popular con el congresista Kenji Fujimori, pidieron hoy conformar una nueva bancada en el Parlamento de Perú, horas después de que su titular, Daniel Salaverry, autorizó la creación de nuevos grupos parlamentarios.

El legislador José Marvin Palma Mendoza solicitó en un oficio al Oficial Mayor del Congreso, Gianmarco Paz, se sirva registrar al nuevo grupo parlamentario Cambio 21, integrado por nueve congresistas disidentes del fujimorismo.

La nueva bancada estará conformada por Estelita Bustos, Sonia Echevarría, Lizbeth Robles, Marita Herrera, Clayton Galván, José Marvin Palma, Luis Alberto Yika, Maritza García y Lucio Avila.

Los legisladores eran los llamados "avengers" que abandonaron Fuerza Popular después de que Kenji Fujimori decidió, hace un año, apoyar al expresidente Pedro Pablo Kuczynski ante los pedidos de vacancia promovidos por el fujimorismo en el Parlamento.

Con los votos de Kenji Fujimori y los "avengers", Kuczynski se salvó de un primer pedido de destitución, aunque meses después tuvo que renunciar ante las mayores evidencias de sus vínculos con la empresa brasileña Odebrecht.

A cambio de esos votos, Kuczynski le otorgó el indulto al padre de Kenji, el exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000), pero esa excarcelación fue objeto de crítica y finalmente un juzgado peruano lo anuló por irregularidades en su tramitación.

La autorización para conformar nuevas bancadas en el Legislativo es una medida adoptada por Salaverry que afectará a su propio partido, Fuerza Populaar, pues lo obligará a repartir nuevamente los puestos en las comisiones legislativas en las que dominaban por ser mayoría.

Salaverry emitió hoy una resolución en la que autoriza a la Oficialía Mayor para que registre a los nuevos grupos parlamentarios que lo soliciten en cumplimiento de un fallo que dio el Tribunal Constitucional en julio pasado.

Ese falló dejó sin efecto parte de una ley contra el transfuguismo que fue aprobada por la bancada mayoritaria del partido Fuerza Popular que impedía precisamente la creación de nuevas bancadas en el Congreso.

Además, Salaverry ordenó que se provea a las nuevas bancadas que puedan surgir de "personal, recursos y ambientes" para que cumplan sus funciones, al tiempo que exhortó a los nuevos grupos que se creen a que "acrediten inmediatamente" a sus portavoces y representantes ante la Junta de Portavoces y el Consejo Directivo.

Esta decisión constituye un golpe al poder de Fuerza Popular en el Congreso y evidencia el creciente alejamiento entre Salaverry y su partido, con el que ya ha mantenido varios enfrentamientos.

De hecho, Salaverry solicitó "licencia temporal" de su partido el pasado octubre en medio de una grave crisis interna ocasionada por las investigaciones por corrupción que se le sigue tanto a la agrupación como a su líder Keiko Fujimori.

Una primera reacción a la autorización aprobada por Salaverry fue la de Kenji Fujimori, hermano de Keiko, quien felicitó a través de Twitter a los congresistas que lo siguieron en diciembre pasado en su renuncia a Fuerza Popular.

"Felicitaciones amigos, la justicia y la verdad prevalecerán ante cualquier situación", señaló Kenji, quien fue expulsado del Congreso por Fuerza Popular.

Sin embargo, el portavoz de Fuerza Popular, Carlos Tubino, solicitó al presidente del Congreso que "convoque de inmediato a la Junta de Portavoces para analizar su decisión sobre el registro de nuevos grupos parlamentarios".

El legislador independiente de izquierdas Jorge Castro, sostuvo, por su parte, que la decisión de Salaverry le parece "importantísima".

Afirmó que conversó con otros parlamentarios independientes, que no identificó sobre la posibilidad de conformar otra bancada, pero dijo que la medida los ha tomado "por sorpresa", porque no pensaban que "iba a llegar tan rápido".

"Pero es una grata sorpresa y vamos a estar trabajando en los próximo días", indicó antes de considerar que Fuerza Popular, que obtuvo 71 de los 130 escaños del Congreso en los comicios de 2016, ahora "puede quedarse con 50 o 40".