Viernes Negro: Prueban averiguación de antecedentes

El Viernes Negro no es solo el día en que los clientes acuden a las tiendas a comprar regalos para las fiestas de fin de año. También es uno de los días del año en que se venden más armas.

En Estados Unidos hay nueve armas por cada 10 personas. Alguien muere de un balazo cada 16 minutos. Y cada minuto, las armerías realizan 40 pedidos de averiguación de antecedentes penales para personas que quieren comprar armas.

El Viernes Negro, al día siguiente del jueves de Acción de Gracias, esa tasa crece a casi dos averiguaciones por segundo, lo que pone a prueba el Sistema Nacional de Averiguación Instantánea de Antecedentes Criminales.

"Nos espera una tormenta perfecta", dice Kimberly Del Greco, una directiva de la división del FBI que maneja el sistema, llamado NICS por sus siglas en inglés.

Buena parte de la responsabilidad para impedir que los criminales y enfermos mentales adquieran armas recae sobre el medio millar de personas que manejan el sistema desde el interior del centro de justicia penal del FBI, un edificio gris con ventanas espejadas en las afueras de Bridgeport, Virginia Occidental.

Concedida la posibilidad de conocer el funcionamiento interno del NICS, la Associated Press pudo comprobar por qué las 512 ventas diarias de armas derrotaron el sistema el año pasado.

La ley federal le impone al NICS una carrera contra reloj: cuando alguien intenta comprar un arma de fuego, tiene plazo hasta el tercer día hábil siguiente para determinar si está autorizado a hacerlo. Vencido el plazo, el comprador puede obtener legalmente el arma, se haya realizado la averiguación o no.

El plazo venció más de 186.000 veces el año pasado.

El problema son los datos.

Los estados someten voluntariamente los antecedentes, que en muchos casos carecen de información de fallos sobre salud mental o condenas penales y no siempre se los actualiza rápidamente para reflejar los diversos motivos urgentes para denegar una venta. El problema se complica el Viernes Negro, cuando se realizan tantas averiguaciones de antecedentes simultáneamente.

Hay más de 48.000 vendedores minoristas de armas en Estados Unidos, desde Wal-Mart hasta locales de empeño. Los vendedores pueden usar el E-Check System, el sistema online del FBI, que las autoridades federales dicen es más eficiente. Pero casi la mitad de las verificaciones se realizan por teléfono. Tres centros de atención telefónica reciben llamadas de 8 a 1 de la mañana todos los días menos Navidad.

NICS realizó 58.000 averiguaciones por día el año pasado. La cifra aumentó a 145.000 el Viernes Negro de 2013.