Trump lamenta tener que renunciar a pregunta sobre nacionalidad en el censo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el martes que era un "momento muy triste", luego de que su gobierno tuviera que renunciar a introducir una polémica pregunta sobre la nacionalidad en el censo de población de 2020.

La decisión, anunciada el mismo martes, dio la victoria a los detractores del presidente que argumentaban que la pregunta podía llevar a discriminación de las minorías o a minimizar la población de origen inmigrante. Y se dio luego de que la Corte Suprema dijera que el caso para defender la inclusión de la pregunta no era convincente.

"¡Un momento muy triste para Estados Unidos cuando la Corte Suprema no permite que una pregunta de si '¿Es esta persona ciudadano de Estados Unidos?' sea incluida en el censo de 2020!", tuiteó el presidente.

Trump añadió que había pedido a los departamentos de Comercio y Justicia "hacer lo que fuera necesario para llevar esa pregunta tan vital, y este caso tan importante, a un desenlace exitoso".

La reacción inicial de Trump a la decisión de la justicia había sido pedir que se retrasara la inminente impresión de los formularios del censo, para dar tiempo a una nueva apelación. Pero ese intento fue abandonado, lo que acaba con la posibilidad de cambiar el formato de la encuesta que se hace una vez cada 10 años.

"Estamos contentos de que (los formularios) del censo 2020 comiencen a ser impresos sin la pregunta sobre nacionalidad", dijo la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, que había atacado al gobierno junto a otros estados.

Hasta el lunes, Trump había defendido su posición desafiante, asegurando que quería saber quién era un ciudadano "en lugar de un ilegal".

Los opositores argumentaron que la pregunta, que no ha sido incluida desde 1950, llevaría a que muchos no respondieran por miedo a ser afectados por la arremetida del gobierno de Trump contra la inmigración ilegal.

Tal cosa les habría hecho invisibles, alterado el conteo de población y resultado en menos recursos oficiales para las áreas donde viven, a la vez que habría afectado el número de puestos de cada estado en la Cámara de Representantes, basados en el número de residentes.

Según Joe Biden, uno de los más prominentes demócratas que busca enfrentar a Trump en las elecciones del año que viene, esa era la intención final del gobierno.

"No se equivoquen, la administración Trump añadió la pregunta de ciudadanía al censo para deliberadamente cortar las voces de inmigrantes y comunidades de color", tuiteó el exvicepresidente.

Expertos de la oficina del censo dijeron que entre 1,6 y 6,5 millones de inmigrantes, sobre todo hispanos, habrían evitado la encuesta o mentido si se enfrentaban a una pregunta sobre nacionalidad.

RELACIONADOS