Talibanes recrudecen la violencia en Kabul pese a las negociaciones de paz

 La violencia se apoderó de Kabul durante casi ocho horas de enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y los talibanes después de que un vehículo cargado con explosivos estalló cerca del Ministerio de Defensa, lo que causó la muerte de una docena de personas y heridas a más de un centenar, la mitad de ellas niños.

El ataque tuvo como objetivo el "Directorio de Logística e Ingeniería del Ministerio de Defensa", indicaron los talibanes al reclamar la autoría del atentado que se inició con una explosión hacia las 08.55 hora local (04.25 GMT), en la zona de alta seguridad de Pul-i-Mahmoud Khan, en el centro de Kabul.

El ataque fue llevado a cabo por cinco individuos, "uno de los cuales detonó un vehículo cargado de explosivos y los cuatro restantes, que estaban equipados con armas, explosivos, y chalecos suicidas, entraron en las instalaciones y atacaron al personal enemigo", afirmó en un comunicado el portavoz talibán Zabihullah Mujahid.

Entre 400 y 600 empleados del ministerio se encontraban en el lugar, y "decenas de soldados y oficiales enemigos murieron y resultaron heridos", dijo.

El objetivo "era el departamento de logística del enemigo, un nido del enemigo que ha estado proporcionando equipos y servicios logísticos a todas las fuerzas enemigas que están al servicio de las fuerzas de ocupación", añadió Mujahid.

La explosión de un vehículo cargado con bombas en la entrada del edificio abrió paso a varios insurgentes, que iniciaron un tiroteo con las fuerzas de seguridad.

"Como la primera explosión fue muy potente, en las áreas cercanas varios civiles resultaron heridos por cristales rotos, pero el objetivo era el directorio, no los civiles", indicó.


Tras la explosión inicial, que pudo ser oída a varios kilómetros de distancia, se levantó una intensa columna de humo.

Los enfrentamientos terminaron a las 17.00 horas (12.30 GMT), aseguró el portavoz de los talibanes.

El portavoz del Ministerio de Interior, Nasrat Rahimi, confirmó a Efe el final de ataque que se extendió por cerca de ocho horas, así como la muerte de los cinco atacantes a manos de la Policía.

Un niño, cuatro civiles y dos miembros de las Fuerzas Especiales también murieron en el ataque, dijo Rahimi.

La explosión dejó a 116 personas heridas, según el último balance ofrecido por el portavoz del Ministerio de Salud Pública, Wahidullah Mayar.

Al menos 50 niños en edad escolar se encuentran entre los heridos y unas cinco escuelas públicas ubicadas cerca y alrededor del sitio sufrieron daños por el ataque, dijo en un comunicado la portavoz del Ministerio de Educación, Nooria Nijrabi.

La Federación de Fútbol de Afganistán informó en Twitter que "varios jugadores y empleados que se encontraban en la federación durante la explosión sufrieron heridas leves debido a los cristales rotos".

Entre las instalaciones próximas al lugar del ataque se encuentra la sede del canal local Shamshad TV, varios de cuyos empleados resultaron heridos por la explosión, según reveló a Efe uno de sus periodistas.

En los últimos meses se había notado una disminución de los ataques en la capital afgana, y justamente hoy la policía de Kabul tenía previsto la presentación a la prensa de un reporte sobre la reducción de los atentados terroristas en Kabul como resultado de sus esfuerzos.

La conferencia de prensa fue cancelada después del ataque.

De acuerdo con el Consejo de Seguridad Nacional de Afganistán el número de víctimas de ataques terroristas en Kabul se redujo en un 90% en los últimos tres meses como resultado de las operaciones de inteligencia, el arresto de terroristas y las medidas de seguridad.

"En los últimos tres meses, solo 40 personas murieron en ataques terroristas en Kabul, mientras que en el mismo período del año pasado, 422 personas murieron en ataques grandes y pequeños en Kabul", indicó ayer en un comunicado.


El atentado de hoy se produce en medio de las conversaciones entre una delegación talibán y representantes de Estados Unidos en Catar, cuando se supone que se celebra el tercer día la séptima ronda de reuniones sobre las negociaciones de paz para Afganistán.

El portavoz de la oficina de los talibanes en Catar, Suhail Shaheen, dijo hoy que "cuando se anuncien las fechas para el retiro de las tropas extranjeras en presencia de garantes internacionales, se iniciarán conversaciones con las partes afganas, pero no hablaremos con el gobierno de Kabul", dijo en Twitter.

La salida de las tropas extranjeras del territorio afgano es justamente uno de los temas que centran la mesa de esta ronda de conversaciones.

RELACIONADOS