Tres jueces del Supremo revocan el fallo que desató la crisis en Maldivas

Tres magistrados del Tribunal Supremo de Maldivas emitieron hoy un fallo que supuestamente revoca la anulación de la condena de doce opositores decretada por este órgano judicial y que llevó al Gobierno a decretar el estado de emergencia y a ordenar la detención de su presidente y de otro juez.

El pleno del Supremo, formado por cinco magistrados, emitió el pasado jueves un fallo que ordenó la liberación de los opositores, al considerar que sus condenas habían sido "motivadas políticamente" y dictadas por jueces "indebidamente influenciados".

El fallo de los tres magistrados -los que permanecen en libertad- se produce después de que a primera hora del día el presidente del Supremo, Abdulla Saeed, y el magistrado de esa instancia Ali Hameed fueran arrestados.

Yameen, que ordenó ayer el estado de emergencia durante quince días, defendió hoy en un mensaje dirigido al país su decisión acusando de "conspiración" y "golpe" al Tribunal Supremo.

Curiosamente, poco antes de que los tres magistrados emitieran el nuevo fallo, el Gobierno decidió eliminar la parte del estado de emergencia que anulaba la potestad del Supremo como máxima instancia de decisión legal del país.

La Presidencia maldiva dio la "bienvenida" a la nueva decisión emitida por los tres magistrados en un comunicado en su página web.

El fallo del jueves pasado beneficiaba al expresidente Mohamed Nasheed, el primero elegido democráticamente en el país y que fue condenado por la detención ilegal de un juez durante su mandato, en un polémico fallo plagado de irregularidades.

En un mensaje hoy en la red social Twitter, Nasheed, asilado en el Reino Unido y que se encuentra en Colombo, pidió a la India enviar una representación diplomática "respaldada por su Ejército" a Maldivas para la liberación de los jueces y políticos detenidos.

Además, llamó a Estados Unidos a "detener todas las transacciones financieras de los líderes del régimen maldivo a través de bancos estadounidenses".

La comunidad internacional ha seguido manifestando su respaldo al Supremo y ha instado al Gobierno a acatar el fallo del Supremo de la semana pasada.

Maldivas se encuentra en medio de una grave crisis institucional y política desde que una explosión en el barco del presidente, en la que resultó herida la primera dama, llevó al dirigente a denunciar en 2015 una serie de supuestos intentos de magnicidio.