Publican imágenes de saudíes enviados a periodista crítico

Medios turcos próximos al presidente publicaron el miércoles imágenes de lo que describieron como un “escuadrón de asesinato” de 15 personas que supuestamente se envió al periodista saudí Jamal Khashoggi, y de una camioneta negra que más tarde viajó desde el consulado de Arabia Saudí en Estambul, donde desapareció el colaborador de The Washington Post, a la casa del cónsul.

La publicación de las fotografías y el video aumenta la presión sobre Riad tras la desaparición de Khashoggi el pasado 2 de octubre durante una visita a la legación diplomática. Funcionarios turcos temen que el equipo haya asesinado al escritor, que se mostró crítico con el príncipe heredero Mohammed bin Salman.

Arabia Saudí calificó las acusaciones de "infundadas", pero no proporcionó pruebas de que Khashoggi saliese del inmueble y no respondió a peticiones de comentarios el miércoles.

La televisora estatal TRT emitió un video que supuestamente mostraba a los saudíes llegando en un avión privado y luego saliendo de un hotel. La grabación muestra también a Khashoggi entrando al consulado. Una hora y 54 minutos más tarde, según la marca de tiempo, una furgoneta Mercedes Vito negra con matrícula diplomática, que se parecía a un vehículo estacionado en el exterior del inmueble cuando el escritor entró en él, condujo unos dos kilómetros (1,2 millas) hasta la casa del cónsul, donde quedo estacionada dentro de un garaje.

Las imágenes parecen pertenecer a cámaras de vigilancia colocadas en el distrito que alberga el consulado saudí y otras misiones diplomáticas. Nadie proporcionó imágenes de ningún tipo que mostrasen a Khashoggi abandonando el edificio.

El diario Sabah, próximo al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, publicó imágenes de lo que denominó un "escuadrón de asesinato" pasando aparentemente un control de pasaportes. Según el reporte, se hospedaron en dos hoteles de Estambul el 2 de octubre y se marcharon más tarde ese día.

Khashoggi había escrito una serie de columnas para el Washington Post en las que criticaba al heredero al trono saudí, Mohammed bin Salman, quien encabezó una publicitada reforma de la monarquía suní pero también presenció detenciones de activistas y empresarios.

Erdogan no ha acusado a Arabia Saudí de ser la responsable de la desaparición de Khashoggi, pero señaló que si los saudíes tienen imágenes en las que el periodista salga del puesto diplomático deberían hacerlas públicas. Riad tiene importantes inversiones en Turquía pese al apoyo de Ankara a Catar, que está sometida a un bloqueo encabezado por Arabia Saudí y otras tres naciones árabes.

En Turquía, policías e investigadores suelen hacer públicos los videos y la información de que disponen a través de medios estatales o próximos al gobierno en lugar de convocar ruedas de prensa como es habitual en las naciones occidentales.

Por otra parte, el Washington Post publicó el miércoles una columna firmada por la prometida de Khashoggi, Hatice Cengiz, quien reconoció que el escritor visitó por primera vez el consulado el 28 de septiembre "a pesar de estar algo preocupado porque pudiera estar en peligro”. Regresó el 2 de octubre luego de que se le prometieron los documentos que necesitaba para poder contraer matrimonio.

Una imagen de un video de vigilancia publicada el martes mostró a Khashoggi entrando al consulado ubicado en el lujoso vecindario de 4to Levent de Estambul. Por el momento no hay evidencias públicas de que llegase a salir del inmueble, ni las autoridades turcas explicaron por qué creen que fue asesinado.

"En este momento, imploro al presidente Trump y a la primera dama, Melania Trump, para que ayuden a aclarar la desaparición de Jamal", escribió Cengiz. "También insto Arabia Saudí, especialmente al rey Salman y al príncipe heredero Mohammed bin Salman, a mostrar el mismo nivel de sensibilidad y a publicar las imágenes del circuito cerrado de seguridad del consulado”.

"Aunque este incidente podría alimentar una crisis política entre las dos naciones, no perdamos de vista el aspecto humano de lo que ha ocurrido”, agregó.

Khashoggi también buscó convertirse en ciudadano estadounidense, apuntó Cengiz. Estaba en un exilio autoimpuesto en Estados Unidos desde el año pasado por temor a la baja tolerancia del príncipe a las críticas.

Trump, quien realizó su primer viaje al extranjero como presidente al reino y cuyo yerno, Jared Kushner, tiene estrechos vínculos con el príncipe Mohammed, dijo que todavía no había hablado con los saudíes sobre Khashoggi. "Pero en algún momento lo haré”, declaró el martes sin ofrecer más detalles.

Por otra parte, el vocero del Ministerio de Exteriores turco, Hami Aksoy, dijo también el martes que las autoridades saudís notificaron a Ankara que estaban “abiertas a la cooperación” y que permitirían que el edificio del consulado fuese cateado. No estuvo claro cuándo se llevará a cabo el registro.

Una redada de este tipo sería un avance extraordinario ya que, según la Convención de Viena, las embajadas y consulados son terreno extranjero y debe estar protegido por las naciones anfitrionas. Arabia Saudí podría haber accedido al cateo para calmar a sus aliados Occidentales y a la comunidad internacional.

___

Fraser informó desde Ankara, Turquía, y Gambrell desde Dubai, Emiratos Árabes Unidos.