Presas brasileñas por drogas y con hijos pequeños podrán cumplir pena en casa

Las mujeres embarazadas o con hijos menores de 12 años que estén privadas de su libertad en cárceles brasileñas por narcotráfico podrán cumplir sus condenas bajo arresto domiciliario, por una decisión de la Corte Suprema que sienta precedente en esta materia, informaron fuentes judiciales.

El magistrado Ricardo Lewandowski concedió un nuevo hábeas corpus colectivo para que las presas con hijos a las que no se les ha permitido el arresto domiciliar, conforme fue ordenado por el tribunal este año, tengan acceso a dicho beneficio, según un comunicado del Tribunal Supremo Federal (STF).

La medida puede beneficiar a 14.750 mujeres, según datos del Departamento Penitenciario Nacional.

Lewandowski analizó el caso de diez mujeres embarazadas o con hijos a las que se les había negado la prisión domiciliar en instancias inferiores por diversos motivos y consideró que la sentencia puede tener "alcance colectivo".

De los casos analizados, una mujer está condenada en segunda instancia y nueve presas se encuentran recluidas por narcotráfico.

Aunque la decisión de Lewandowski implicó directamente a esas diez mujeres, cuyos pedidos para cumplir arresto domiciliario habían sido negados por instancias inferiores, en el entendimiento del magistrado, todas las mujeres presas por tráfico y condenadas en segunda instancia tienen derecho al beneficio.

"Esclarezco que el hecho de que la presa haya sido vista llevando estupefacientes a las prisiones no es un óbice a la concesión de la prisión domiciliar", señala Lewandowski.

"Además, el concepto de que la madre que trafica pone a su hijo en riesgo y, por ese motivo, no es digna de prisión domiciliar, no encuentra amparo legal", agrega.

El magistrado, uno de los once integrantes de la máxima corte, también autorizó el arresto domiciliario para las presas que son madres y fueron condenadas en segunda instancia, pero que aún pueden interponer algún recurso en instancias superiores.

Lewandowski es instructor de un hábeas corpus colectivo que ya fue concedido por la Corte en febrero de este año a todas las mujeres presas preventivamente que estén embarazadas o tengan hijos de hasta 12 años de edad.

A pesar de la decisión de la Corte, muchos magistrados locales justificaban la no aplicación de la medida por el hecho de que la mujer fuera presa en flagrancia con drogas en casa o en visitas a la cárcel.

Lewandowski argumentó que el vínculo con el tráfico de drogas no aleja la determinación de la Corte o revoca los derechos de la mujer de cuidar de sus hijos.

"No hay razones para sospechar que la madre que trafica es indiferente o irresponsable para el ejercicio de la custodia de los hijos", justificó el magistrado en la decisión.

Para el magistrado, las presas madres y embarazadas son "las más vulnerables de nuestra población".