Pompeo: EEUU preocupado por amenazas chinas a navegación

El secretario de estado norteamericano Mike Pompeo dijo el jueves que discutirá con funcionarios filipinos las preocupaciones de Washington sobre acciones de China que amenazan la libre navegación en el disputado Mar de la China Meridional.

Pompeo llegó a Manila el jueves por la noche e inmediatamente se reunió con el presidente Rodrigo Duterte en una base aérea. Discutió con Duterte las infructuosas negociaciones del presidente Donald Trump con el líder norcoreano Kim Jong Un en Hanoi, en las que él participó.

"Nos preocupa que los chinos están usando su poder en formas que negarán la libertad de navegación en la región y eso es importante para cada país en Asia, incluyendo Filipinas”, les dijo Pompeo a reporteros cuando volaba a Manila desde Hanoi.

A la pregunta de si Estados Unidos estaba preocupado por las acciones de China, Pompeo replicó “absolutamente” y añadió que Washington tiene una estrategia de seguridad nacional para lidiar con el problema.

Las viejas disputas territoriales en el área son una fuente de irritación entre Washington y Beijing, que ha convertido varias barreras coralinas en islas con pistas y otras instalaciones militares.

Además de China, Filipinas, Vietnam, Malasia, Taiwán y Brunei reclaman soberanía en las estratégicas aguas, donde navíos militares estadounidenses han pasado cerca de islas ocupadas por China para reafirmar la libre navegación.

El embajador de Filipinas en Washington, Jose Romualdez, dijo por teléfono que se espera que sea discutido además un posible reexamen del Tratado de Defensa Mutua de 1951 entre Washington y Manila.

Romualdez dijo que Filipinas ha buscado actualizar el tratado, que prescribe que los dos aliados defiendan al otro de ataques externos. Una reunión inicial entre el secretario de Defensa Delfin Lorenzana y un funcionario del Pentágono se realizará el mes próximo en Manila antes del inicio de negociaciones formales, agregó.

En el pasado, Filipinas ha tratado de clarificar si puede invocar el tratado para solicitar ayuda de Estados Unidos en caso de un ataque en el Mar de la China Meridional.

Duterte, que asumió la presidencia en el 2016, ha sido un reto para Estados Unidos debido a sus frecuentes ataques a las políticas estadounidenses de seguridad y su batida contra las drogas ilegales que ha cobrado las vidas de miles de personas mayormente pobres. Duterte fustigó a Barack Obama por sus críticas a la batida antidrogas, pero ha tenido una relación mucho mejor con Trump, que lo invitó a visitar la Casa Blanca.

RELACIONADOS