Policías bolivianos amenazan con "agravar" huelga

Policías bolivianos de rango inferior que se encuentran en huelga por mejoras salariales amenazaron este viernes con "agravar la situación", en el segundo día de protestas que incluyen marchas callejeras, según voceros del conflicto.

A pesar de que el gobierno exhortó a deponer las medidas para poder dialogar, la asociación de policías de baja graduación (Anssclapol) convocó a nuevas manifestaciones este viernes que se desarrollaban en torno a la plaza de Armas, frente al presidencial Palacio Quemado y el Congreso, constató un periodista de la AFP.

La manifestación en este lugar, normalmente prohibido para las protestas, siguió a otra en la noche del jueves, cuando los rebeldes pidieron a gritos "motín policial".

Los dirigentes del sector negaron, sin embargo, que se trate de un motín.

El presidente de Anssclapol, Javier Quispe, advirtió que "se va a continuar (con el conflicto). Es casi ya imposible levantar la protesta sin que tengamos algún resultado" a los reclamos.

Si las soluciones no surgen este mismo viernes, "desde mañana (por el sábado) se verá agravar esta situación", señaló.

Según el dirigente, el conflicto se expandió a las unidades de los nueve departamentos de Bolivia, mientras el foco principal de la protesta está radicado en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) de La Paz.

El ministro de Gobierno (Interior) y principal responsable del sector, Carlos Romero, puso como condición para iniciar las negociaciones la suspensión de las medidas adoptadas por los policías.

Según Romero, "entre los años 2006 y 2014 el incremento salarial acumulado (de los policías) llega a 65,8%".

La sede de la UTOP fue escenario en junio de 2012 de un violento motín policial que duró seis días, también por demandas salariales, y que llevó a la firma de un convenio que, según los policías, permanece incumplido.