Policía ucraniana agrede a manifestantes en Kiev

La policía disolvió una enorme protesta contra el gobierno en el centro de la capital de Ucrania antes del amanecer del sábado, agrediendo a manifestantes con sus porras e hiriendo a muchos de ellos.

Agentes de la policía antidisturbios usaron gas lacrimógeno al dispersar a cerca de 400 manifestantes que exigían la renuncia del presidente Viktor Yanukovych, de acuerdo con testigos. Algunas personas en la Plaza de la Independencia sangraban de cabeza y brazos.

Los manifestantes eran el remanente de una marcha del viernes que contó con la participación de aproximadamente 10.000 personas que protestan por la decisión de Yanukovych de no firmar un muy esperado acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.

Se desconoce qué motivó a los policías a actuar en ese momento, pero los oradores durante la marcha habían hecho la invitación a los presentes a otra marcha el domingo, lo que incrementó la posibilidad de que una oleada de protestas se extendiera por segunda semana.

"Fue horrible. Estábamos realizando una protesta pacífica y ellos nos atacaron", dijo Lada Tromada. "Nos arrojaron como basura".

La policía avanzó hacia los manifestantes cerca de las 4:30 de la mañana, dijo uno de los organizadores de la marcha, Sergei Milnichenko.

Se desconoce la cantidad de manifestantes que resultaron heridos o si se realizaron detenciones.

Se han registrado protestas en Kiev durante la última semana desde que Yanukovich desechara el acuerdo de libre comercio con la UE que sería firmado en una cumbre de la UE el viernes en Vilna, capital de Lituania.

Yanukovich cambió abruptamente el curso de la integración con la UE la semana pasada, cuando su gobierno anunció que había suspendido los preparativos para la firma de un acuerdo. La decisión enfureció a muchos en Ucrania, donde casi la mitad de la población de aproximadamente 45 millones de habitantes está a favor de lazos más estrechos con el bloque.

El presidente ucraniano argumentó que su país no puede darse el lujo de sacrificar el comercio con Rusia, que trató de bloquear el acuerdo prohibiendo la importación de algunos productos ucranianos, reduciendo suministros de gas y amenazando con más sanciones comerciales. Una disputa en 2009 entre Kiev y Moscú sobre el precio del gas ocasionó una interrupción del servicio de gas por tres semanas a Ucrania.

Las agresiones del sábado en Kiev contrastaron con la llamada Revolución Naranja de 2004, cuando decenas de miles permanecieron en la plaza durante semanas y montaron un enorme campamento en la avenida principal que da a la Plaza de la Independencia.

Esas protestas causaron la anulación de una victoria electoral fraudulenta en la que Yanukovich presuntamente había recibido la mayoría de los votos. Una nueva votación fue ordenada y Yanukovych perdió ante el reformista Viktor Yushchenko, que tenía el apoyo de Occidente.

Yanukovych fue elegido presidente cinco años después, superando en las urnas a la entonces primera ministra Yulia Tymoshenko, la figura principal de la Revolución Naranja.

En 2011, Timoshenko fue sentenciada a siete años de prisión por abuso del poder en un juicio que Occidente consideró una revancha política.