La Paz empieza a retirar cables en desuso que afean su centro histórico

La Alcaldía de La Paz y diversas empresas de telecomunicaciones pusieron en marcha este sábado un plan para retirar marañas de cables en desuso que afean el centro histórico de la ciudad y suponen un riesgo por caídas en la vía e incendios.

La primera intervención se realizó en dos bloques de la céntrica calle Mercado, donde se encuentran el Palacio Consistorial, la sede de la Vicepresidencia del país, el edificio del Banco Central de Bolivia (BCB) y otras entidades bancarias privadas.

El paso por la citada calle fue cortado para el despliegue de los funcionarios de las empresas privadas y del municipio, además de la maquinaria de apoyo de la alcaldía, según constató Efe.

La intervención se enmarca en una ley de ordenamiento del cableado urbano aprobada en 2018 por la Alcaldía paceña, explicó a Efe la directora de Fiscalización de Obras y Servicios del municipio, Karen Yáñez.

Dentro de la norma, se conformó un "Comité de Cableado Urbano" integrado por "todas las empresas de telecomunicaciones" y el Gobierno Municipal de La Paz, representado por "diferentes áreas" que deben intervenir para coordinar los trabajos, indicó.

"La primera meta que hemos previsto son estas dos intersecciones de las calles Mercado y Colón, y Mercado y Ayacucho", dijo Yáñez.

Si bien es probable que la limpieza total no se culmine en esta jornada, el trabajo que se desarrolle permitirá identificar otras acciones mayores que se requieran en el área, según la funcionaria.

"Esto nos va a llevar a tomar luego decisiones como empresas ellos y nosotros como entidad, tomar decisiones mucho más fuertes respecto al cableado urbano", agregó.

Yáñez precisó que la próxima semana se hará una evaluación "para ver qué continuidad" se dará a estas acciones porque no solo se intervendrá en esta calle, sino que se ha pensado hacer resto del casco urbano "en el transcurso de toda la gestión".

Con la Ley Municipal de Ordenamiento del Sistema de Cableado Urbano, la Alcaldía paceña busca contribuir a la estética de la ciudad y la seguridad de la población, según explicaron en su momento las autoridades municipales.

Más de la mitad de los cables que cruzan las calles del centro paceño están inservibles, pero afean los edificios históricos, y en el conjunto de la urbe andina estos tendidos suponen un riesgo para los ciudadanos por el mal estado del cableado eléctrico, reportó la alcaldía cuando se aprobó el reglamento de la norma.

Yáñez sostuvo que la intención es dar una solución de mediano y largo plazo para que las empresas coloquen los cables "de forma subterránea", lo que permitirá eliminar la contaminación visual urbana y dar seguridad a los peatones y vehículos.