Nigeria: candidatos juran paz, cruzan amenazas

El presidente de Nigeria y su adversario principal en la elección del próximo sábado renovaron sus promesas de paz, al tiempo que algunos de sus partidarios seguían intercambiando declaraciones belicosas. La elección se realiza entre acusaciones que han alarmado a algunos observadores.

El presidente Muhammadu Buhari, quien aspira a la reelección y el ex vicepresidente Atiku Abubakar prometieron colaborar para lograr una elección libre y limpia en el país más poblado de África y abstenerse de la "incitación religiosa" o las caracterizaciones étnicas.

Elecciones anteriores en este país de 190 millones de habitantes se han caracterizado por la violencia mortífera, aunque los comicios de 2015 fueron relativamente pacíficos. En ésta se produjo la primera derrota de un mandatario y la primera transferencia pacífica del poder entre partidos, lo que generó esperanzas de inicio de una nueva era.

"Votaremos de acuerdo con los partidos, pero al fin y al cabo el único partido verdadero es Nigeria, nuestro país", dijo Buhari en una reunión de diplomáticos, representantes de la sociedad civil y observadores.

Sin embargo, horas después, en el acto de cierre de campaña del presidente en Abuja, la capital, un orador dijo que la opción era entre el oficialismo y "los que quieren matarnos".

Atiku citó al ex presidente Goodluck Jonathan al afirmar que "mi ambición no vale la sangre de un solo nigeriano".

Consciente del ambiente tenso, el presidente del Comité Nacional de Paz exhortó a todos los candidatos presidenciales, que son más de 70, a no "hacer nada que agrave una situación ya mala".

Faltando pocos días, los problemas se han multiplicado.

Hombres armados abrieron fuego sobre una caravana en la que viajaba el gobernador del estado de Borno y mataron al menos a tres personas, dijo a la AP una persona que viajaba en la caravana. Los extremistas islámicos de Boko Haram son sospechosos del ataque en el noreste, cerca de Maiduguri.

Un incendio destruyó una oficina electoral, dijo la comisión electoral. Fue el tercero en las últimas dos semanas.