Malasia podría tomar medidas contra controlador por el MH370

El ministro malasio de Transportes prometió el jueves que se tomarían medidas contra un supervisor de control de tráfico aéreo si se confirma que estaba durmiendo en su puesto cuando desapareció el vuelo 370 de Malaysia Airlines hace un año.

Una investigación interna sobre la desaparición del 8 de marzo de 2014 publicó el pasado domingo las transcripciones de una conversación entre un responsable de aerolíneas y un controlador aéreo de Kuala Lumpur. Casi cuatro horas después de que el Boeing 777 desapareciera del radar con 239 personas a bordo en su ruta de Kuala Lumpur a Beijing, el controlador dijo que tendría que despertar a su supervisor para confirmar los detalles sobre la ubicación del avión.

En una conversación de cuatro horas tras la desaparición del jet, un controlador del tráfico aéreo de Kuala Lumpur dijo a un responsable de Malaysia Airlines que tendría que despertar a su supervisor cuando le presionó sobre la hora exacta del último contacto con el avión. El controlador comenzó su guardia tras la desaparición de la aeronave.

El ministro de Transportes, Liow Tiong, dijo que su departamento estaba realizando una investigación interna y que se tomarían medidas si se hallaba cualquier mala conducta.

"El trabajo es rotatorio (...) Si estaba en su turno de trabajo, esto es algo serio. Definitivamente tomaremos medidas si hay cualquier mal comportamiento", dijo a periodistas.

Liow dijo que el ministerio no investigó el asunto antes porque estaban a la espera del informe realizado por un equipo de investigación independiente, presentado el pasado domingo.

Las pesquisas de su departamento serán "muy rápidas", añadió, sin especificar cuándo terminarían.

A pesar de una exhaustiva búsqueda en el sur del océano Índico, donde se cree que pudo estrellarse en base al análisis de las transmisiones entre el aparato y el satélite, no se han hallado pistas del avión. A finales de enero, el gobierno de Malasia declaró formalmente lo sucedido como un accidente y dijo que todos lo que iban a bordo de la aeronave estarían muertos.

El informe del domingo también mostró que la bacteria de una baliza de localización submarina de una de las cajas negras del avión había caducado más de un año antes de la desaparición, el 8 de marzo de 2014, y un error informático no mostró el fallo a los equipos de mantenimiento.

El primer ministro australiano, Tony Abbott, dijo que la búsqueda del avión seguiría aunque los investigadores no hallan nada en los 60.000 kilómetros cuadrados (23.166 millas cuadradas) de lecho marino que rastrean frente a la costa occidental de Australia. Esta operación está previsto que termine en mayo.

RELACIONADOS