Juez fija plazo para identificar a niños migrantes separados

El gobierno federal tiene seis meses para identificar a los quizá miles de menores migrantes separados de sus familias en la frontera de Estados Unidos con México a comienzos del periodo del presidente Donald Trump, determinó un juez el jueves.

Funcionarios del gobierno señalaron que se habían fijado una meta de seis meses pero rechazaron la imposición de una fecha tope tras afirmar que reunir a los menores con sus padres podría tardar hasta dos años en caso de que los intentos de acelerar el proceso fracasen.

El juez federal Dana Sabraw dijo que podría considerar una ampliación luego del plazo del 25 de octubre pero afirmó que quiere establecer una fecha fija.

“Es importante que todos los que participan de parte del gobierno tengan un plazo, una fecha límite”, agregó. “Tienden a mantenerse en el mismo curso”.

El gobierno revisará unos 47.000 casos de menores no acompañados en su custodia desde el 1 de julio de 2017 al 25 de junio de 2018, el día antes de que Sabraw suspendiera la práctica generalizada de separar a las familias y ordenara que los menores bajo el cuidado del gobierno fueran reunidos con sus padres en 30 días.

Más de 2.700 menores habían sido separados de sus familias al momento en que Sabraw emitió su orden en junio y un gran número de ellos fueron reunidos. Después, en enero, el organismo de supervisión interno del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS por sus siglas en inglés) informó sobre la posible separación de miles de menores más desde el verano de 2017. El inspector general del departamento dijo que se desconocía el número exacto.

Jonathan White, un comandante del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos y el encargado de la reunificación familiar en el Departamento de Salud y Servicios Humanos, testificó alrededor de una hora sobre la manera como supervisaría la medida. El juez elogió la continua participación del funcionario y lo describió como “un faro de luz”.