Jóvenes activistas preparan la protesta contra cambio climático de Nueva York

Bajo un sol que acaricia, pero no quema, decenas de jóvenes activistas preparan las camisetas, pancartas y todo el material para "iluminar" la marcha contra el cambio climático del próximo viernes en Nueva York y que se enmarca en una protesta convocada a nivel internacional.

"Queremos que la manifestación sea fuerte no solo por su mensaje, si no también visualmente", cuenta a Efe Sima Nisenbaum de 16 años en el parque Thomas Greene de Brooklyn, donde decenas de jóvenes comprometidos por el medio ambiente trabajan a ritmo de música latina.

Nsenbaum es miembro del movimiento "Viernes para el Futuro" y coordina la parte artística de la marcha, que espera convocar a miles de personas en Nueva York y "millones" en todo el mundo.

La joven, que se enganchó al grupo hace un año, porque es vegetariana y busca "cómo vivir de manera más sostenible", asegura que se "superinvolucró" después de participar en una reunión del movimiento en Nueva York.

"Es como si hubiera encontrado mi sitio y es una causa que llena mi corazón", dice a Efe, antes de asegurar que tiene miedo por el futuro de los bosques y de los océanos: "Por eso, quiero trabajar para proteger mi planeta".

Olas hechas de cartón, camisetas y pañuelos serigrafiados con mensajes en favor del medio ambiente o grandes pancartas con forma de paracaídas, son algunos de los materiales que preparan para la marcha, como explica la activista Cata Romo y que partirá de la plaza Foley hasta Battery Park, en el sur de Manhattan y de donde parten los barcos que cubren el trayecto hasta la isla de la Estatua de la Libertad.

Romo, de 30 años, explica que ella y algunos otros activistas de más edad ayudan como "hermanos mayores" a los miembros más jóvenes del movimiento, que se activó en EEUU el pasado 29 de agosto con la llegada de la adolescente sueca Greta Thunberg a Nueva York, tras una travesía de dos semanas en un barco de vela a través del océano Atlántico.

Nisembaum explica que está trabajando en un paracaídas donde aparecen dos obreros dándose la mano y con el lema: "por una transición justa para los trabajadores", en solidaridad con "los trabajadores que sufren bajo las manos de las compañías de combustibles fósiles".

"Necesitamos que el gobierno y que los países actúen y hagan algo por el clima y lo que esta pasando ahorita", comenta a Efe la neoyorquina de origen ecuatoriana Melanie Domínguez.

Desde su desembarco en Nueva York, Thunberg ha participado en dos concentraciones en Nueva York frente a la sede de Naciones Unidas, donde fue recibida por la presidenta de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa.

En estas protestas acompañó a Alexandria Villaseñor, la primera joven que a imitación de Greta comenzó en Estados Unidos a protestar todos los viernes -sentada en un banco frente a la ONU- para llamar la atención sobre la emergencia climática.

Greta, icono de la lucha contra la crisis climática, también estuvo este viernes frente a la Casa Blanca en Washington, donde insistió en que las protestas continuarán.

Villaseñor, que hoy se pasó un momento por la concentración para mostrar su compromiso y apoyo, viajó hoy a Washington para participar en varios seminarios y reuniones, como explicó a Efe.

Todos los esfuerzos están puestos en la protesta del viernes que precederá a la reunión de jóvenes de la ONU por el medio ambiente del sábado y a la cumbre del cambio climático que Naciones Unidas organizará el lunes 23, como arranque de los debates de la Asamblea General.

Al igual que Greta, Nisenbaum explica que está convencida de que después de las protesta "continúe la presión".

"Todavía no puedo votar", dice, pero espera que los políticos entiendan que "esto es una muestra de poder y una muestra de unidad" y sentencia dirigiéndose a los líderes: "Si no defendéis en lo que nosotros creemos, vamos a sacaros de la oficina". 

RELACIONADOS