Irma dejó más de 1,5 millones de metros cúbicos de desechos en La Habana

El paso del poderoso huracán Irma dejó más de 1,5 millones de metros cúbicos de desechos sólidos en las calles de La Habana, donde ya se han recogido hasta hoy unos 137.000 metros entre árboles, cubiertas, escombros, postes y cables de electricidad y comunicaciones.

El saneamiento de la capital lo realizan 19.240 trabajadores de la empresa estatal de Servicios Comunales, en 731 camiones y 12 grúas, especificó un reporte del diario oficial Juventud Rebelde sobre las labores de recuperación en la isla.

Estos son apoyados por brigadas de las Fuerzas Armadas, la Marina, reclusos y trabajadores estatales voluntarios.

En La Habana las zonas más dañadas fueron las barriadas de Centro Habana, Habana Vieja, Vedado y Playa, donde el mar entró hasta 300 metros tierra adentro y los vientos huracanados causaron derrumbes totales y parciales de viviendas.

Los hogares afectados en la ciudad ascendieron a más de 4.400 hasta el miércoles, cuando se registraron otros 21 derrumbes totales -que se suman a los 157 ya reportados-, 9 parciales y 82 techos dañados.

El Estado cubano ha garantizado varios locales para recibir a los damnificados, provenientes sobre todo del municipio de Centro Habana, que posee un gran número de casas antiguas y en mal estado.

Irma dejó 10 muertos en la isla, la mayoría a causa de derrumbes de viviendas.

El diario informó que hoy se comenzará a evacuar un edificio ubicado en el Malecón para su posterior demolición a causa del notorio mal estado del inmueble.

El poderoso huracán también causó graves afectaciones en el servicio eléctrico de La Habana y la zona centro-oriente del país, la más azotada por el fenómeno meteorológico, que tocó tierra en los cayos del norte cubano con categoría 5 en la escala Saffir-Simpson.

En toda la isla el huracán derribó unos 2.400 postes de comunicaciones y otros miles que sostenían las líneas eléctricas, sobre las que cayeron numerosos árboles.

De acuerdo a los reportes más recientes, la red eléctrica habanera ya está recuperada al 86 % de su cobertura, aunque permanecen sin servicio desde el sábado pasado algunas áreas de los municipios Habana del Este, Playa y Plaza de la Revolución.

Las autoridades han asegurado que hoy jueves "debe quedar totalmente alumbrada la capital".

El abastecimiento de agua también se ha regularizado y en este momento se encuentran "estables y trabajando los cuatro servicios principales de abasto de agua a la población habanera para una cobertura del 90 %.

Sin embargo, todavía unas 14.600 personas reciben el líquido vital mediante camiones cisterna.

El abasto de combustible también se normaliza en la ciudad, en la que se han distribuido más de un millón de litros en las estaciones de servicio, señaló el informe oficial.

Actualmente garantizan el suministro 49 camiones, entre ellos 8 provenientes de Santiago de Cuba, Holguín (oriente), Matanzas, Cienfuegos (centro) y Pinar del Río (occidente).

Las 119 líneas de transporte público en La Habana están activas, 11 de ellas desviadas por los trabajos en los túneles de la Bahía y de Línea, que quedaron totalmente inundados tras Irma.

El Gobierno en la capital dispuso además rebajas a los alimentos ligeros que se venden en 117 puntos del litoral habanero, una de las zonas más castigadas- "en busca de una alimentación más económica para la población".

El precio de un plato de comida en esos lugares es de 5 pesos cubanos (unos 20 centavos de dólar), pero a pesar de ese reducido costo se han visto protestas entre los vecinos de las zonas más afectadas, que se quejan de tener que pagar por la comida cuando lo han perdido todo, "hasta la cartera".

De igual forma se aumentará la producción nacional de productos de higiene y aseo como el cloro y la legía, de los que ya se ha puesto en venta todas las existencias en almacenes.

Juventud Rebelde recuerda también que hoy se iniciarán los "juicios ejemplarizantes" en los que se procesará públicamente a acusados que "cometieron actos delictivos durante estos días de contigencia", en su mayoría relacionados con la especulación y acaparamiento, robos con fuerza, y el desacato a la autoridad.

El informe también menciona las afectaciones en las provincias de Matanzas, Sancti Spiritus y Camagüey, donde la cifra de viviendas dañadas por Irma asciende a 1.450, 4.000 y 17.000 respectivamente.