El ojo de Harvey se mueve lentamente frente a la costa sureste de Texas

El ojo de la tormenta tropical Harvey, que deja "inundaciones sin precedentes" en el sureste de Texas (EE.UU.), se mueve hoy "lentamente" en aguas del Golfo de México, aunque podría volver a tocar tierra en los próximos días.

En su boletín de las 15.00 GMT de hoy, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU. indicó que Harvey se halla a 25 millas (40 kilómetros) al estenoreste de Port O'Connor (Texas) y presenta vientos máximos sostenidos de 40 millas por hora (65 kilómetros).

El ciclón, que ha provocado la muerte de al menos cinco personas, según cifras confirmadas por el Servicio Meteorológico Nacional (NWS), se desplaza lentamente hacia el sureste con una velocidad de 5 millas por hora (7 km/h).

El NHC instó de nuevo a la población del sureste de Texas a "permanecer en lugar seguro, no intentar viajar a las áreas afectadas y evitar conducir por carreteras inundadas", dado que "continúan las inundaciones" que "ponen el peligro las vidas humanas".

"Las catastróficas y peligrosas inundaciones continúan en el sureste de Texas, con inundaciones repentinas en varias zonas", alertaron los expertos del NHC.

Se mantiene un aviso de tormenta tropical (paso del sistema en 36 horas) desde Mesquite Bay hasta High Island, en Texas.

El ojo de Harvey se situó hoy en la zona central de Texas en aguas del Golfo de México y se espera que permanezca hasta mañana, martes, alejado de la costa, para "tocar tierra de nuevo en la noche del miércoles o mañana del jueves en la costa alta de Texas", precisó a Efe un meteorólogos del NHC, con sede en Miami.

Harvey, que podría intensificarse ligeramente en las próximas horas, dejará una acumulación total de lluvia de entre 15 y 25 pulgadas (entre 38 y 63 centímetros) hasta el viernes próximo sobre la costa alta de Texas y el suroeste del estado de Luisiana.

Pero las lluvias en zonas aisladas pueden producir acumulaciones hasta 50 pulgadas (1,2 metros) en zonas de la costa alta de Texas, incluidas las zonas metropolitanas de Houston y Galveston.

Harvey, que la noche del viernes tocó tierra en Texas como huracán de categoría 4 y vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora, continúa generando "peligrosas" marejadas ciclónicas.