HRW pide a EEUU sancionar a violadores de derechos humanos, incluye a Martinelli en lista

Human Rights Watch (HRW) afirmó hoy que el Gobierno de EE.UU. debería imponer sanciones financieras y prohibición de visados a 15 individuos que considera "violadores de derechos humanos y responsables de prácticas corruptas extranjeras", entre ellos el expresidente panameño Ricardo Martinelli.

En un comunicado emitido en Washington, la organización pro derechos humanos indicó que ha trasladado esa petición, que incluye también al exsecretario de Seguridad Pública de Iguala (México), Felipe Flores, en una carta enviada a los secretarios estadounidenses de Estado, Rex Tillerson, y Tesoro, Steven Mnuchin.

En la misiva, apoyada por otra veintena de grupos, HRW insta al Ejecutivo del presidente Donald Trump a aplicar la llamada "Ley de Responsabilidad Global de Derechos Humanos Magnitsky", aprobada en 2016.

Ese ley da al presidente de EE.UU. poder para decretar prohibiciones de visado o el bloqueo de activos contra cualquier individuo que viole derechos humanos básicos o atente contra personas que expongan prácticas de corrupción.

Esa legislación "es una poderosa herramienta que permite a EE.UU. que los abusadores de derechos humanos rindan cuentas cuando sus gobiernos fracasan al hacer eso", afirmó la directora de HRW en Washington, Andrea Prasow.

"Posibles violadores de derechos humanos y cleptócratas en todo el mundo deberían ahora pensárselo dos veces antes de cometer graves abusos y corrupción", agregó Prasow.

HRW recuerda que, el pasado día 8, Trump delegó formalmente autoridad en los secretarios de Estado y del Tesoro para imponer sanciones en virtud de la ley, que lleva el nombre del abogado ruso Sergei Magnitsky, quien murió, tras ser detenido, en 2009 tras investigar un supuesto gran fraude fiscal del Gobierno ruso.

Entre los 15 individuos que menciona la organización destaca Martinelli, actualmente detenido en EE.UU. y requerido en su país por los presuntos delitos de peculado y escuchas ilegales.

El pasado 31 de agosto, un juez federal estadounidense consideró procedente la extradición del expresidente de Panamá, si bien éste ya ha anunciado que recurrirá la decisión judicial.

HRW acusa a Martinelli de presuntamente malversar durante su años en el poder (2009-2014), junto a estrechos colaboradores, "hasta 100 millones de dólares de proyectos sociales del Gobierno dirigidos a ayudar a los ciudadanos de Panamá".

La organización señala que hay actualmente en marcha "más de 200 investigaciones sobre supuestos acuerdos corruptos" que tuvieron lugar mientras dirigía Panamá.

En la lista de HRW también aparece también Felipe Flores Velázquez, ex secretario de Seguridad Pública de Iguala, en el estado de Guerrero (México).

De acuerdo con la organización, Flores Velázquez "fue uno de los comandantes de alto nivel a cargo de los agentes de policía que torturaron y ejecutaron a seis personas, y forzosamente hicieron desaparecer a otros 43 estudiantes" en septiembre de 2014.

"Los estudiantes fueron asesinados en aparente represalia por protestar contra la corrupción por parte de funcionarios locales y estatales", agrega HRW, al recordar que esas personas procedían de la localidad de Ayotzinapa.

Según la organización, la posible complicidad de Flores Velázquez con la desaparición de los 46 estudiantes es "una pregunta abierta para los investigadores".

En la lista también aparecen otros individuos de países como Azerbaiyán, Baréin, China, Egipto, Etiopía, Arabia Saudí, Tayikistán, Uzbekistán, Vietnam, República Democrática del Congo, Liberia, Rusia y Ucrania.