Directivos de empresa acusada de filtración comparecen ante Fiscalía Ecuador

Directivos de la empresa Novaestrat, sospechosa de ser la responsable de la filtración de datos personales de millones de ecuatorianos prestaron su testimonio ante la Fiscalía de Ecuador, informó este martes la entidad indagatoria.

En un comunicado el órgano fiscal precisó que "como parte de las diligencias investigativas por un presunto delito de violación a la intimidad", se tomó declaración a Agustín M. y William Roberto G. presidente y representante legal, respectivamente, de Novaestrat.

La Fiscalía General agrega que dicha empresa "sería la responsable de la filtración de información personal de cerca de 20 millones de ecuatorianos (incluyendo personas ya fallecidas y menores de edad)".

En la rendición de versiones se recabó información sobre las relaciones comerciales de la empresa y los procesos en sus negocios, que servirá para ahondar en unas pesquisas que la Fiscalía continuará practicando.

Como parte de la misma investigación, en la tarde del lunes agentes de seguridad realizaron un allanamiento en el domicilio de William Roberto G., en la provincia de Esmeraldas, noroeste del país, donde se incautaron de equipos electrónicos, dispositivos de almacenamiento y documentación.

Novaestrat es una empresa consultora especializada en servicios de marketing, desarrollo de software y análisis de datos, y presumiblemente la propietaria de un servidor alojado en Miami, Estados Unidos, que albergaba los datos de millones de ecuatorianos que quedaron expuestos hasta que las autoridades recibieron la voz de alarma el pasado 11 de septiembre.

William Roberto G. fue retenido y trasladado a Quito, donde se lleva a cabo la investigación, apostilló la Fiscalía.

Una empresa israelí de seguridad informática confirmó este lunes que se había producido una filtración con información confidencial que incluiría una gran cantidad de datos sensibles sobre la situación financiera, salarios percibidos, puestos de trabajo e incluso las relaciones familiares de muchos ciudadanos.

Este tipo de información podría exponer a particulares, empresas o entidades a ciberataques, espionaje, suplantación de identidad o robos de dinero por parte de piratas informáticos

El ministro de Telecomunicaciones de Ecuador, Andrés Michelena, anunció el lunes que se había abierto una "investigación penal" sobre el caso y ante la posible participación de antiguos "funcionarios públicos".

Reconoció que se produjo una filtración masiva de datos de millones de ecuatorianos, pero aseguró que no hubo hackeo y que en estos momentos la información está protegida.

RELACIONADOS