Dimite el ministro de Relaciones Exteriores de Irán

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, que fue uno de los artífices del acuerdo nuclear de 2015, anunció su dimisión, que deberá confirmar el presidente Hasán Rohani.

"Pido perdón por ya no ser capaz de continuar en mi puesto y por todas los incumplimientos en el ejercicio de mis funciones", escribió Zarif el lunes por la noche en su cuenta Instagram.

Rohani deberá ahora aceptar o rechazar la dimisión.

En Twitter, Mahmoud Vaézi, director de gabinete de Rohani desmintió "firmemente" durante la noche que el presidente haya aceptado su dimisión.

Zarif no dio ninguna explicación de su dimisión pero según el periódico iraní Entekhab estaría relacionada con la visita sorpresa el lunes a Irán del presidente sirio Bachar Al Asad.

Asad se entrevistó con el guía supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, y Rohani. Zarif no estaba presente en ninguna de las dos reuniones, según la agencia de prensa iraní Isna, y no aparece en las fotos de la entrevista entre Jamenei y Asad.

Tras el anuncio de su dimisión, Entekhab asegura haber intentado hablar con Zarif y haber recibido el siguiente mensaje: "¡Tras las fotografías de las reuniones de hoy, Javad Zarif no tienen ninguna credibilidad en el mundo como ministro de Relaciones Exteriores!"

Zarif presentó su dimisión varias veces pero el hecho de esta vez la haya presentado públicamente "significa que quiere que el presidente la acepte", escribió la agencia Isna, citando al jefe de la comisión parlamentaria de la seguridad nacional y de asuntos exteriores, Hesmatollah Falahatpiché.

Zarif, de 59 años, dirigió la diplomacia iraní durante el primer mandato de Rohani (2013-2017) y fue renovado en el cargo tras la reelección del presidente, considerado un moderado en Irán.

"Estoy muy agradecido al pueblo iraní y a sus respetados dirigentes por la magnanimidad que demostraron durante 67 meses", escribió en Instagram.

Zarif fue el negociador jefe para Irán del acuerdo alcanzado en Viena en julio de 2015 entre la República Islámica y el Grupo 5+1 (China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia y Alemania) para poner fin a doce años de crisis sobre el programa nuclear iraní.

Enemigo de los ultraconservadores iraníes, Zarif vio como se intensificaban las críticas contra él en los últimos meses tras la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de retirar unilateralmente su país de ese pacto en mayo de 2018.

El secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo "tomó nota" de la dimisión de su homólogo iraní.

Zarif y Rohani son "la misma cara de una mafia religiosa corrompida", tuiteó Pompeo, asegurando que la política estadounidense con Irán seguiría igual.

Por su parte el primer ministro israelí se felicitó de la dimisión. "Zarif se va, ya era hora. Mientras yo siga aquí Irán no tendrá bombas nucleares, dijo Netanyahu en Twitter.

Zarif, un diplomático formado en Estados Unidos -tiene un doctorado en derecho de la Universidad de Denver- representa en el extranjero la imagen de la política de distensión promovida por Rohani pero muy criticada por los ultraconservadores.

Habla bien inglés y suele participar en los foros internacionales.

El 17 de febrero, en la conferencia de Múnich (Alemania) sobre cuestiones de seguridad, calificó la política estadounidense hacia Irán de "obsesión enfermiza" que "hace sufrir" a Oriente Medio desde hace décadas.

El ministro también es un defensor del acuerdo de 2015, incluso tras la retirada de Estados Unidos, y se enfrentó varias veces con sus adversarios ultraconservadores iraníes, que consideran que el pacto hace demasiadas concesiones sin recibir nada sustancial a cambio.

A principios de diciembre varios diputados ultraconservadores que pusieron en marcha un proceso de destitución contra él finalmente dieron marcha atrás.