Dimite el ministro de Interior sudafricano involucrado en un escándalo sexual

El ministro de Interior sudafricano, Malusi Gigaba, que hace poco denunció haber sufrido intentos de extorsión por un vídeo sexual robado de su teléfono, presentó hoy su dimisión.

"El Presidente (Cyril Ramaphosa) aceptó la renuncia del ministro y expresó su agradecimiento por su servicio", dijo hoy la Presidencia sudafricana en un comunicado.

En una carta citada por medios locales, el ministro del Interior justifica su salida en nombre del "interés nacional" y del gobernante Congreso Nacional Africano (CNA), además querer "liberar al presidente de presiones innecesarias".

Su renuncia se produce después de que el Tribunal Constitucional rechazara hace dos semanas la solicitud de Gigaba para apelar la decisión judicial que le acusaba de haber mentido "de forma deliberada" bajo juramento.

La defensora del pueblo, Busisiwe Mkhwebane, pidió en octubre al presidente Ramaphosa que sancionara al ministro bajo la ley ética de los miembros del Ejecutivo, y le recomendó que le despidiera en un plazo de 20 días.

Gigaba está acusado de mentir en 2017 durante su testimonio en una demanda abierta contra la poderosa familia Oppenheimer, compuesta por magnates mineros cuya fortuna asciende a los 7.000 millones de dólares, de acuerdo con Forbes.

Pese a prestar juramento, el ya exministro habría mentido sobre si dio permiso a los Oppenheimer para operar una terminal privada en el Aeropuerto Internacional OR Tambo de Johannesburgo.

Su vida privada también había estado recientemente bajo el foco mediático después de que admitiera -a finales de octubre- la existencia de un vídeo privado de carácter sexual que alguien había filtrado a las redes sociales.

"Este vídeo ha sido objeto de un número de intentos de chantaje y extorsión que se remontan al periodo inmediatamente posterior a mi nombramiento como ministro de Finanzas, en marzo de 2017, los cuales categóricamente he rechazado", explicó Gigaba, al tiempo que pidió perdón y descartó su dimisión.

Gigaba, de 47 años y que ocupaba el Ministerio de Interior desde febrero, era una de las figuras más polémicas del actual Gabinete sudafricano por sus numerosas acusaciones de corrupción durante su etapa anterior a cargo de la cartera de Empresas Públicas y como titular de Interior bajo el mando de Jacob Zuma (2009-2018).

Cuando el expresidente Zuma fue forzado a renunciar por diversos escándalos y su mala gestión, Gigaba ocupaba ya la cartera de Finanzas.

Ramaphosa ascendió a la Presidencia con la lucha contra la corrupción como una de sus grandes promesas, por lo que el nombre de Gigaba fue uno de los más sonados para abandonar el Gabinete, algo que no se produjo.

Según medios locales, el jefe de Estado ha pedido al ministro de Transporte, Blade Nzimande, que ocupe el cargo de ministro de Interior de manera interina.