Crean un nuevo partido político en Zimbabue con el posible apoyo de Mugabe

Un excomandante del Ejército de Zimbabue, Ambrose Mutinhiri, creó un nuevo partido para las elecciones que están previstas para este año, formación que parece tener el apoyo del expresidente Robert Mugabe, según informaron hoy medios locales.

Mutinhiri, que dimitió la semana pasada del partido gobernante Zanu-PF por su oposición al golpe militar que echó del poder a Mugabe, fue nombrado hoy líder del Frente Nacional Patriótico.

El exmilitar se reunió ayer con Mugabe en su mansión privada de la capital, Harare, según informó el nuevo partido en un comunicado.

"El compañero Mutinhiri informó al presidente Mugabe de que el resultado de todo esto (del golpe militar) es que no haya un orden constitucional en Zimbabue y que el Gobierno creado después del golpe es ilegal e ilegítimo", estimó el partido.

El exvicepresidente Emmerson Mnangagwa fue designado por el oficialismo para suceder a Mugabe en la presidencia de Zimbabue el pasado noviembre, después de que el longevo líder fuese obligado a dimitir.

"El hecho de que Mutinhiri haya sido invitado al Techo Azul (como se llama la mansión) significa obviamente que el expresidente y su mujer son parte de este nuevo Frente Patriótico", dijo una fuente citada hoy por el diario "Herald", de la que no se revela su identidad.

El Gobierno ve con desconfianza la reunión entre el nuevo cabeza de partido y el expresidente, y la fuente citada añadió que la mansión de Mugabe se ha convertido en "una célula para lanzar a políticos opositores".

Mugabe, que está bajo arresto domiciliario desde noviembre, sigue siendo una persona a respetar por el ZANU-PF y por el mismo Mnangagwa, que ha prometido que gozará de generosos beneficios durante su jubilación.

Sin embargo, en su mansión Mugabe ha mantenido una reunión con el exvicepresidente Joice Mujuru, tras la cual se especuló que este político, que fue expulsado del partido gobernante en 2014, podría formar un partido con la ex primera dama Grace Mugabe.

Desde que juró cargo hace cuatro meses, Mnangagwa ha trabajado duro en enmendar las relaciones internacionales del país después de los años de aislamiento del Gobierno de Mugabe, y ha prometido abrir las puertas a los negocios.

Zimbabue tiene previsto celebrar elecciones en julio, las primeras en casi dos décadas sin la participación del Robert Mugabe y del exlíder opositor Morgan Tsvangirai, que murió hace unas semanas.

Aún no hay certeza del apoyo que recibirá Mnangagwa del círculo más cercano de Mugabe.

Mugabe fue obligado a renunciar a la presidencia tras la toma de poder por parte del Ejército el pasado noviembre, poniendo fin a sus 37 años en el poder.

RELACIONADOS