Confirman detención para exfuncionarios de Alan García por el caso Odebrecht

La Primera Sala Penal de Apelaciones confirmó este martes la detención preliminar, por diez días, contra los exfuncionarios del segundo Gobierno de Alan García (2006-2011) investigados por presunta corrupción en el caso Odebrecht en Perú.

La detención preliminar se confirmó para el exsecretario de la Presidencia, Luis Nava Guiver; el exvicepresidente de la petrolera estatal Petro Perú, Miguel Atala, y el exfuncionario Oswaldo Plasencia, entre otros.

De esta forma, la sala rechazó la apelación presentada por los excolaboradores de García, entre los cuales se incluye a los hijos de Nava y Atala, así como a los exfuncionarios Jorge Menacho y Raúl Torres.

La detención preliminar se ejecutó el pasado miércoles 17 de abril e incluía al exmandatario Alan García, por presunto lavado de activos, pero el líder del partido Aprista se suicidó en su casa, minutos después de que el fiscal a cargo llegó a notificarlo de esta medida.

La Primera Sala Penal de Apelaciones del Sistema Especializado en Delitos de Crimen Organizado y Corrupción concluyó que existen razones plausibles para considerar que todos cometieron los delitos atribuidos, así como la posibilidad de fuga y obstrucción a la justicia, según informó el Poder Judicial a través de Twitter.

Durante la audiencia del lunes, el fiscal Hernán Mendoza sostuvo que los implicados integraban una presunta organización criminal liderada en el nivel político por Alan García y el exministro Enrique Cornejo, quien también está detenido.

A Nava se le imputa la presunta comisión de los delitos de lavado de activos y colusión, pues ha sido acusado de recibir junto a su hijo, en cuentas secretas, más de 4 millones de dólares de dinero ilícito entregado por Odebrecht.

La Fiscalía también pidió que se confirme la detención preliminar dictada contra Atala y su hijo, ya que ambos fueron apoderados de la empresa Ammarin Investmen, creada en Panamá y que recibió 1,3 millones de Odebrecht.

Según medios locales, la investigación fiscal de este caso señala que Atala fue testaferro de Nava, un personaje estrechamente ligado a García, lo que llevó a presumir que el exgobernante podía ser el destinatario final del dinero ilícito.

El martes pasado, un día antes de suicidarse, García afirmó que era una "especulación" que lo vinculen con los presuntos sobornos que recibió Nava ya que, según dijo, no se le mencionaba en ningún documento ni en ninguna evidencia.

Sin embargo, la semana pasada un juez peruano también ordenó la detención preliminar del expresidente, pero este se disparó con un arma de fuego en la cabeza antes de ser detenido por la Policía.

Las investigaciones contra García y sus exfuncionarios están vinculadas a los presuntos sobornos entregados por Odebrecht para adjudicarse la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima y dos tramos de la carretera Interoceánica sur.