Católicos nicaragüenses peregrinan por el Señor de Esquipulas y piden la paz

Miles de católicos nicaragüenses participaron hoy en una peregrinación por el Señor de Esquipulas y pidieron por la paz de este país, que está inmerso en una crisis sociopolítica desde abril de 2018 y que ha dejado cientos de muertos y de detenidos.

El obispo de la diócesis de Matagalpa (norte), Rolando Álvarez, encabezó la peregrinación y fue acompañado por cientos de fieles católicos, quienes durante el recorrido pidieron al Cristo Negro interceder ante Dios por la paz de Nicaragua.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

Durante la peregrinación, los fieles elevaron cantos a la virgen María y oraciones al Señor de Esquipulas, y otros pagaron promesas caminando descalzos.

El obispo Álvarez, durante la caminata de peregrinación, visitó a los enfermos que están camino al santuario de Esquipulas.

Los fieles católicos de Nicaragua celebraron este martes al Cristo Negro, una imagen de Jesús crucificado que veneran los centroamericanos desde hace más de 400 años.

Al menos siete poblados de Nicaragua celebraron con fiestas populares al Cristo Negro, por ser el patrono local.

Las comunidades donde se celebra con más algarabía el Cristo Negro son Chontales, Tipitapa, Esquipulas, Matagalpa, El Sauce, Jinotega y La Conquista.

El Cristo Negro se veneró por primera vez en 1594 en Esquipulas, Guatemala, desde donde su popularidad se extendió a Mesoamérica.

Un 58,5 por ciento de los habitantes de Nicaragua son católicos, según datos oficiales.