CIJ: Nicaragua debe pagar daños ambientales a Costa Rica

La Corte Internacional de Justicia dictaminó el viernes que Nicaragua debe indemnizar a Costa Rica por los daños que causaron los trabajos de construcción ilegales cerca de la desembocadura del Río San Juan, en el primer fallo de ese tribunal sobre costos de daños ambientales.

El fallo del principal órgano judicial de las Naciones Unidas siguió a otro de diciembre de 2015 que dictaminó que Nicaragua había violado la soberanía costarricense al establecer un campamento militar y cavar canales en el río dentro de una larga disputa fronteriza en la remota región de la costa caribeña.

En total, Nicaragua deberá pagar 378.890 dólares por daños medioambientales y otros costos en los que incurrió Costa Rica.

La Corte se pronunciará más tarde el viernes sobre la demarcación de la frontera marítima y terrestre entre las dos naciones de Centroamérica.

Costa Rica pretendía recibir una indemnización de 6,7 millones de dólares de Nicaragua, pero el monto fijado por la Corte fue mucho menor.

El ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Manuel González, aseguró que la Corte no tomó en cuenta la recuperación ambiental de la zona afectada proyectada para 50 años y la tala de árboles con más de 200 años de antigüedad.

“Costa Rica acoge y respeta la sentencia de la Corte Internacional de Justicia que determinó el monto de la compensación, la cual no sólo es obligatoria para Nicaragua sino que su cumplimiento deber inmediato. Este debe ser uno de los últimos capítulos de esa dolorosa página de la historia bilateral”, manifestó González mediante un comunicado de prensa.

El gobierno costarricense indicó que el monto deberá ser pagado antes del 2 de abril de 2018 e integra una tasa del 4% por intereses desde 2015. Si Nicaragua no pagara antes de la fecha indicada la tasa de interés que se aplicaría será del 6%.

En sus fallos en las dos demandas iniciadas por Costa Rica, el panel de 16 jueces tuvo en cuenta las costas de ambos países y algunas islas para trazar fronteras marítimas "equitativas" que dividieron la plataforma continental bajo el Caribe y el Pacífico.

Estos fallos pueden afectar los derechos de pesca y explotación de recursos como el petróleo.

Las sentencias de la Corte con sede en La Haya, Holanda, son inapelables y vinculantes.