Banco de Inglaterra lanza advertencia sobre el Brexit

Las condiciones sobre la salida británica de la Unión Europea son los factores que más afectarán el panorama económico del país, declaró el viernes el director del Banco de Inglaterra Mark Carney.

Un día después de que al parecer le dijo a ministros del gobierno que un Brexit sin acuerdo causaría dificultades análogas con la crisis financiera que azotó al mundo en el 2008, Carney aseguró que su institución estaba preparada para cualquier circunstancia.

“El Banco de Inglaterra está preparado para cualquier sendero que asuma la economía, incluyendo una amplia gama de posibles resultados del Brexit”, dijo el funcionario en un discurso en Dublín en Irlanda.

“Hemos aplicado pruebas para garantizar que los bancos británicos puedan continuar cumpliendo con las necesidades de los ciudadanos y negocios incluso en el caso de un Brexit desordenado, por muy improbable que esto sea”, dijo.

El Brexit oficialmente debe tener lugar en marzo pero reina la incertidumbre sobre cuál será la relación entre Gran Bretaña y la Unión Europea. El jueves, el gobierno británico publicó una serie de documentos en que detalla sus planes en caso de que tenga que abandonar el bloque sin acuerdo.

Por ejemplo, el gobierno británico prevé que en ese caso las licencias de manejar británicas no serán reconocidas en la Europa continental, y que aumentarán pronunciadamente las tarifas de telefonía celular.

En un debate especial del gabinete sobre el Brexit, Carney fue más allá. Según la prensa local, advirtió a los ministros de la posibilidad de que colapse el mercado inmobiliario, que es gran parte de la economía, además de un aumento brusco del desempleo y de trastornos en actividades cotidianas como los viajes aéreos.

Muchos partidarios del Brexit rechazan las advertencias de Carney, a quien consideran inclinado a sembrar el medio por la salida de la UE. Los mercados financieros no reaccionaron a las advertencias de Carney: La libra se mantuvo en 1,3123 dólares, mientras el índice bursátil FTSE subió 0,2% a 7.297.

Antes del referéndum en que los británicos decidieron salirse de la UE, Carney era uno de los funcionarios que advirtieron que ocurriría una recesión si la consulta resultaba favorable a la salida. El crecimiento económico se rezagó un poco pero la economía no se ha contraído y el desempleo ha seguido bajando.