Joven argentina muere por paliza de compañeras

BUENOS AIRES - Una adolescente de 17 años murió en la localidad de Junín luego de ser golpeada brutalmente por compañeras de colegio en el marco de un caso de hostigamiento escolar o "bullying", fenómeno que en Argentina va a en aumento, según expertos.

Naira Cofreces murió la noche del domingo después de permanecer tres días internada en grave estado en el hospital de Junín, localidad situada a 247 kilómetros al oeste de Buenos Aires. Por la agresión fueron detenidas tres mujeres de 17, 22 y 29 años.

Cofreces fue atacada el 23 de abril a la salida de la escuela y recibió golpes y patadas en todo el cuerpo. Las dos detenidas más jóvenes eran compañeras de la víctima, mientras que la de 29 había sido alumna en ese establecimiento educativo y es hermana de la de 22.

Por declaraciones de otros jóvenes, al parecer la agresión no iba a dirigida en un principio a Cofreces sino a una amiga suya que estaba ausente en ese momento y la cual "se hace la linda o va mejor vestida a la escuela", señaló por su parte a medios de prensa María Laura Durante, titular del Juzgado de Garantías de Junín, que investiga el caso.

Pero Cofreces terminó siendo la víctima por su estrecha relación con la chica que estaba en la mira de las agresoras.

Mario Meoni, intendente de Junín, dijo que "hace ya bastante tiempo que venimos teniendo situaciones de agresiones entre jóvenes" en esa localidad, especialmente en las discotecas.

Por su parte, Javier Miglino, titular de la ONG "Bullying sin fronteras", cuestionó la actitud de las autoridades de la escuela a la que concurría la víctima al señalar en declaraciones a The Associated Press que no evitaron la golpiza y al parecer "tampoco llamaron a una ambulancia".

El experto afirmó que en general hay una "falta de compromiso de los docentes" para evitar que las situaciones de agresión ocurridas puertas adentro del colegio deriven con el tiempo en un caso de homicidio como el ocurrido en Junín. "¿Qué pasó en este lugar chico que no vieron los docentes? La agresión ocurrió en las puerta de la escuela", se preguntó Miglino.

Luego de la agresión, Cofreces fue retirada por familiares que la llevaron a su casa. Tomó un calmante antes de acostarse a dormir y al día siguiente se despertó aturdida y con un fuerte dolor de cabeza, lo que hizo que concurriera al hospital Abraham Piñeyro de Junín.

"Se le hizo una tomografía y se vio un gran hematoma en el hemisferio izquierdo del cerebro, de modo que se optó por operarla", explicó Carlos Garbe, director del hospital. Tras la intervención la adolescente ingresó en terapia intensiva.

Cofreces fue luego sometida a una segunda tomografía que reveló un nuevo hematoma que requirió otra cirugía. Pero la joven no evolucionó bien. Garbe dijo que quizá la demora de la joven en ponerse en manos de los médicos precipitó el desenlace.

La policía instruyó las primeras actuaciones por "homicidio en grado de tentativa", pero el delito contemplado en la causa fue modificado a "homicidio".

Según Miglino, los casos de "bullying" en las escuelas son responsabilidad sobre todo de las autoridades de los centros educativos, que "deben sancionar y si ven que eso no funciona, se convierte en un caso policial y hay que decir 'están amenazando a esta persona'''.

La ONG que preside este abogado acompaña a las víctimas en sus reclamos. Según indicó, entre marzo de 2013 y marzo pasado se incrementaron en 45% los casos de acoso escolar en todo el país.

"En marzo de 2013 había provincias como Misiones, Formosa y Neuquén que no tenían casos registrados y en 2014 todas las provincias del país (24) tienen al menos un caso", sostuvo Miglino.

El protocolo de actuación de esta ONG contempla la posibilidad de denunciar ante la justicia a los padres del agresor como "instigadores del delito" y a los docentes de "abandono de personas".

Miglino dijo que "Bullying sin Fronteras" reclamó días atrás al gobierno que reglamente la ley contra el acoso escolar para que pueda entrar en vigor.