Amy Poehler "acosó" a Will Ferrell para convencerlo de trabajar con ella

La siempre extrovertida Amy Poehler se consagró como estrella de la comedia a principios de la década de los 2000 gracias a su aplaudida participación en el espacio satírico 'Saturday Night Live'.

Eso sí, al margen de su incipiente popularidad, la intérprete y guionista exhibió durante su primer año como miembro del elenco principal una actitud de sincera humildad y se esmeraba por aprender de sus compañeros más veteranos.

Sin embargo, la profunda admiración que sentía por algunos de sus experimentados colegas de profesión la llevó en una ocasión a bordear peligrosamente la frontera que separa la mitomanía del "acoso" laboral, ya que ahora confiesa que llegó a perseguir al actor Will Ferrell, uno de los rostros más emblemáticos de la historia reciente del formato y con quien coincidió durante una temporada, por todo el estudio 8H del Rockefeller Center de Nueva York con el objetivo de que este se animara a trabajar con ella algún día.

"Me encanta actuar con él. Cuando estábamos en 'SNL', solía acecharle constantemente con la esperanza de que algún día quisiera escribir algo conmigo", reconoce en su última entrevista concedida a la revista Glamour.Quince años después de compartir desternillantes 'sketches' ejecutados en riguroso directo para la cadena NBC, los dos intérpretes se disponen a estrenar nada menos que su cuarta película juntos, titulada 'The House', en la que dan vida a un matrimonio en apuros económicos que se ven de alguna forma obligados a montar un casino ilegal en su sótano.

A diferencia de Will, en esta ocasión la actriz no ha participado en el filme como productora, pero sí que lo ha hecho en otros muchos proyectos bajo el paraguas de su compañía Paper Kite -sin contar sus trabajos como directora y guionista-, la mejor herramienta que tiene a su alcance para reivindicar el talento y la versatilidad de las mujeres del mundo del espectáculo.

"Solo hay mujeres en la oficina y tratamos de desarrollar el potencial de la creación femenina, narrando historias contadas por y sobre mujeres. Uno de los motivos es algo egoísta, y es que me gustan este tipo de historias. Creo que hay muchas cosas que no han sido contadas todavía desde el punto de vista femenino, hay mucho territorio por descubrir todavía, y eso como escritora lo encuentro fascinante. Por otro lado, disfruto mucho trabajando con mujeres, siempre lo he hecho", explica.