Amanda Bynes podría volver a actuar

Han pasado ya cinco años desde que la actriz Amanda Bynes decidiera retirarse definitivamente de la industria interpretativa para dedicarse en cuerpo y alma a su sueño de convertirse en diseñadora de moda matriculándose en el Instituto de Moda y Diseño de Orange County, aunque sus problemas con la justicia -en septiembre de 2015 fue detenida por conducir ebria- y sus ingresos en rehabilitación dificultaron sus estudios.

Ahora, Nickelodeon -el canal que le dio su gran oportunidad como actriz juvenil a finales de los 90- estaría intentando que Bynes, de 31 años, volviese a casa en un nuevo programa para poder "trabajar con ella de nuevo de una forma sana y positiva", según apunta la sección Page Six del diario New York Post, haciendo hincapié en que los productores opinan que la artista "tiene una gran cantidad de talento".

Por el momento se desconoce si la protagonista de películas como 'Ella es el chico' estaría dispuesta a ponerse de nuevo delante de las cámaras después de que en 2010 anunciara que abandonaba la industria del cine y la televisión a través de un tuit.

"Ser actriz no es tan divertido como parece. Si algo no me gusta, dejo de hacerlo. Ya no me gusta actuar, así que lo he dejado. Sé que los 24 años es una edad temprana para retirarse, pero teníais que oírlo primero aquí, estoy retirada", aseguró en aquel momento.

Tras esa declaración de intenciones, Bynes mantuvo un perfil discreto durante dos años, hasta que empezaron sus problemas con la justicia, siendo arrestada en varias ocasiones por ponerse al volante bajo los efectos del alcohol, hablar por teléfono mientras conducía, darse a la fuga después de provocar un accidente, imprudencia temeraria y posesión de marihuana.

Tras un último altercado en 2014, que se produjo después de que sus padres la ingresaran en un centro entre 2012 y 2013, Bynes fue internada en una clínica psiquiátrica después de acusar a su padre en Twitter de haber abusado sexualmente de ella cuando era una niña y afirmar además que este le había implantado un chip en el cerebro.

Aunque esos no fueron años sencillos para la que fuera una de las grandes promesas juveniles de Nickelodeon, parece que en los últimos tiempos la actriz ha vuelto a encontrar la estabilidad, al menos alejada de los juzgados, ya que además de mantener un perfil más discreto en las redes sociales desde esa etapa tumultuosa, ahora acaba de completar el segundo curso de sus estudios.