Prometida de Lil Xan asegura que los trolls de internet le están "arruinando" su embarazo

El que hasta hace unos meses fuera pareja de Noah Cyrus, el rapero Lil Xan, y su prometida Annie Smith no dudaron en anunciar recientemente en sus redes sociales que se preparaban para formar su propia familia y, por tanto, que afrontaban con ilusiones renovadas la emocionante etapa en la que se encuentran estos días, una que también se verá definida por un próximo paso por el altar.

Sin embargo, ahora la futura esposa del intérprete ha regresado momentáneamente a la esfera virtual para compartir un comunicado mucho más dramático y especialmente crítico con todos aquellos que, en lugar de transmitirle su enhorabuena o sus mejores deseos, se han dedicado a dirigirle comentarios ofensivos, degradantes y crueles para "arruinarle" el que hasta ahora era el mejor momento de su vida.

"El hecho de que internet esté tratando de arruinarnos el momento es muy duro para mí y no es precisamente lo que necesito en estos momentos. Tengo las hormonas alteradas y estoy extremadamente sensible. Me cuesta mucho hablar de todo esto, pero creo que merecéis que os cuente todo por lo que estoy pasando a día de hoy", ha relatado en un vídeo compartido en la sección Stories de su Instagram, antes de dejar entrever que los disgustos que ha recibido últimamente podrían costarle la salud y la de su bebé.

"Es algo muy personal... Estaba muy entusiasmada cuando me enteré de que estaba embarazada y lo sigo estando, pero creo que es importante que mantenga todo el proceso en privado, ya que es algo que nos concierne a él [Lil Xan] y a mí. Solo espero que no pase nada malo... Internet has sido muy cruel con nosotros últimamente y mi peor pesadilla es la de sufrir un aborto", ha añadido a continuación.Una de las razones por las que la joven pareja ha tenido que lidiar con el lado más oscuro de la esfera digital va ligada a la hipótesis, la cual ellos han negado tajantemente, de que las imágenes que compartieron hace unos días de la ecografía de su bebé podrían ser falsas y, por tanto, una mera artimaña para acumular visionados en su canal de YouTube.

"Estoy muy decepcionada con los comentarios y los rumores que ha generado todo. Cuando publiqué el vídeo en YouTube con las imágenes del ultrasonido, una chica las editó con Photoshop y les puso otro nombre, otro año e hizo otros cambios antes de subirla a Google. Voy a mantenerme alejada de internet durante una temporada porque es muy triste para mí tener que aguantar estas cosas", explicaba Annie a la revista Us Weekly el pasado miércoles.

RELACIONADOS