Las novias del príncipe Enrique necesitan el visto bueno de Catalina

Aunque al hijo menor de Diana de Gales se le ha relacionado en los últimos años con un sinfín de atractivas mujeres -la última de ellas, la cantante Ellie Goulding-, en realidad el príncipe Enrique es mucho más selectivo de lo que parece a la hora de abrir su corazón al sexo opuesto, hasta el punto de que solo decide presentar a su cuñada Catalina aquellas chicas con las que de verdad se ve compartiendo el futuro.

"Enrique y Catalina tiene una gran relación, él confía mucho en ella y le pide consejo sobre asuntos sentimentales. Todas las chicas con las que Enrique ha estado, y que de verdad significaban algo para él, han conocido personalmente a la duquesa y ella le ha dado su opinión sobre ellas. Catalina se llevaba muy bien con Chelsy [Davy] y Cressida [Bonas]", reveló Ingrid Seward, experta en la familia real británica, al diario The Daily Mirror.

Otra de las razones que explican la gran química que existe entre el nieto de Isabel II y la esposa de su hermano Guillermo tiene que ver con el hecho de que Catalina, al no haber nacido en el seno de una casa real, tuvo que esforzarse al máximo para adaptarse cuanto antes a la vida en palacio y a un exceso de atención mediática que jamás espero recibir antes de conocer al futuro rey de Inglaterra.

"Enrique admira mucho a su cuñada y entiende que no ha tenido que ser fácil para ella asumir el papel de duquesa de Cambridge sin haber nacido para ello y con todo lo que conlleva. Él siempre ha sido el más díscolo de la familia, así que se siente muy identificado con Catalina y con las dificultades a las que ha tenido que enfrentarse en los últimos años. Hay una complicidad especial entre ellos, les gusta reírse de las mismas tonterías para desconectar así de sus responsabilidades", apuntó.