Ricardo Chavira critica la sentencia "blanda" de Felicity Huffman en su caso de fraude universitario

Hace unas semanas la actriz Felicity Huffman fue condenada a dos semanas de cárcel, 250 horas de servicios comunitarios, un año de libertad condicional y a pagar una multa de 30.000 dólares por desembolsar 15.000 como soborno para mejorar los resultados del examen de acceso a la universidad de su hija mayor.

Su sentencia fue la primera en conocerse en el marco del escándalo por los fraudes que se cometieron en los procesos de admisión de algunos de los centros más prestigiosos de Estados Unidos, que ha salpicado a otros padres famosos como la también intérprete Lori Loughlin.

En ese momento, uno de los antiguos compañeros de reparto de Felicity en "Mujeres desesperadas, Ricardo Chavira, quiso pronunciarse acerca del castigo que había recibido para dejar claro que en su opinión merecía uno más severo y afirmar que solo se había librado de recibir el que merecía porque es mujer blanca y rica.

"Los privilegios que conlleva ser blanco. Y yo lo viví de primera mano durante ocho años, así que sé muy bien de lo que estoy hablando. Para estas personas, la idea de responsabilizarse y rendir cuentas por sus actos no significa nada", escribió Ricardo, que daba vida a Carlos Solís en la serie, en una serie de tuits que ahora se han vuelto virales.

"Lo presencié durante ocho años trabajando en 'Mujeres desesperadas'. Lo he visto durante toda una vida como mestizo, lidiando a diario con las complejidades que eso implicaba y con los sesgos culturales de ambas partes. Pero supongo que da igual. Le han dado solo un azote. Lo siento, pero esto es una mi**da".

A diferencia de Eva Longoria, su esposa en la popular ficción televisiva y buena amiga en la vida real, Ricardo no considera que el deseo de Felicity de "darle una oportunidad a su hija", que ella esgrimió para tratar de explicar sus actos ante el juez, pueda excusar o justificar su comportamiento, y este martes se ha reiterado en su postura mediante otro tuit que reza: "La verdad no peca, pero incomoda".

En su caso, Eva escribió una carta que se utilizó en la defensa de Felicity hablando de su rectitud moral y asegurando que a lo largo de los años ella había podido comprobar cómo utilizaba su fama y su posición de poder para apoyar causas justas como la igualdad salarial, que se aseguró de que existiera entre las protagonistas de la serie en la que coincidieron.

RELACIONADOS