Paula Patton acusa a Robin Thicke de amenazarle con arresto

La actriz y modelo Paula Patton no ha dudado en recurrir una vez más a la justicia para exigir responsabilidades después de que su exmarido, el cantante Robin Thicke, supuestamente falsificara una orden de arresto que, según él, podría llevarla a acabar entre rejas si decidía alejarle del hijo que tienen en común, Julian (6), una cláusula falsa que el equipo del intérprete habría introducido ilegalmente en el documento donde se especifican los términos de la custodia del pequeño, que Paula posee temporalmente en solitario.

Según el portal de noticias TMZ, en la declaración jurada que Paula ha facilitado al tribunal se expone claramente que, siempre según su versión, Robin habría "modificado o falseado de forma intencional y consciente" la orden judicial que determina las condiciones de la tutela y del régimen de visitas del padre, con el objetivo de coaccionarla y evitar, sin base jurídica alguna, que pueda disponer libremente del tiempo que pasa con su hijo.Sin embargo, fuentes cercanas al hijo del malogrado Alan Thicke aseguran que las previsiones del acuerdo sobre la custodia al que la pareja llegó en 2015, y que seguirían vigentes tras ser aprobadas por el juez que estudia ahora tan delicado caso, se encuentran completamente detalladas en un escrito validado ante notario, lo que a su juicio demostraría que no ha manipulado ningún documento oficial.

Pero las novedades sobre la batalla judicial entre los dos intérpretes no terminan ahí, ya que Paula también acusa al cantante de haber tratado de influir de forma irregular en los informes del departamento de servicios sociales de Los Ángeles, organismo encargado de investigarle por los supuestos malos tratos que habría dedicado a Julian recientemente, invitando a uno de sus funcionarios a cenar en uno de los restaurantes más exclusivos de la ciudad, Nobu.

Por su parte, allegados a Robin Thicke no han tardado en desmentir esa información, aclarando que simplemente había llevado a Julian a comer al citado local durante una de las visitas regulares que, por decisión judicial, debe ser supervisada por un funcionario del citado departamento.

RELACIONADOS