Miranda Kerr quiere ser madre de nuevo

La modelo australiana Miranda Kerr (35) no podría estar más satisfecha con las dos experiencias que ha venido viviendo -por ahora- en lo referente al maravilloso mundo de la maternidad, especialmente porque en estos momentos disfruta al mismo tiempo de dos etapas claramente diferenciadas en la infancia de sus retoños, Flynn (7) -fruto de su extinto matrimonio con Orlando Bloom- y Hart (seis meses), el cual comparte con su actual marido Evan Spiegel.

En cualquier caso, la estrella de las pasarelas no se conforma con solo dos niños y, tan pronto como su pareja y ella puedan cuadrar sus agendas, tratarán de concebir al que será el tercer bebé de la maniquí: un objetivo que la tiene claramente ilusionada a pesar de que, por otro lado, no se materializará en el corto plazo.

"No lo vamos a tener ahora mismo, pero desde luego que quiero tener otro hijo. Me encanta ser y ejercer de madre. Creo que es la faceta de mi vida más gratificante y la que me hace sentir más realizada", ha expresado Miranda en su última entrevista para la edición australiana de Marie Claire.Al margen de la incertidumbre acerca de cuándo se convertirá en madre de familia numerosa, lo que la modelo tiene ya claro a día de hoy es que, en el momento en que llegue al mundo la futura criatura, hará todo lo posible para que ninguno de sus hijos actuales se sienta ocasionalmente 'excluido' de la dinámica familiar, como le ocurre en estos momentos a su primogénito.

"Más o menos un mes después de que naciera Hart, Flynn se me acercó y me dijo: 'Mamá, me siento un poco frustrado'. Y luego añadió: 'Sé que soy yo el que más quería tener un hermanito, era mi idea... Pero me frustra no poder pasar tanto tiempo contigo como antes'. Y la verdad es que me sentí fatal por él, aunque le tranquilicé diciéndole: 'Lo sé, cariño, pero esto es solo una fase y no va a ser así siempre'", ha confesado durante la entrevista.

ETIQUETAS

RELACIONADOS