Jerry Hall entretenía a sus invitados desfilando en el salón de su casa

Demostrando quién era la auténtica estrella de la fiesta, Georgia May Jagger (22) -hija de Mick Jagger y la modelo Jerry Hall- recuerda cómo durante su infancia su madre solía deleitar a propios y extraños con sus mejores poses de maniquí cuando se había tomado un par de copas de vino de más. Estas enseñanzas definieron sin duda la elección de carrera de la joven Georgia.

"Después de un par de copas de vino mi madre empezaba a enseñarnos cómo andar por la pasarela en el salón de casa. Pero todo era en un estilo totalmente de los años 80 con tres giros y una gran pose al final. Los desfiles son mucho más aburridos ahora, aunque al mismo tiempo no sabría cómo parecerme a mi madre con esas poses tan teatrales. Podría intentarlo", declaró a la revista Grazia.Aunque aún no se vea capacitada para imitar las poses de su madre, lo cierto es que Georgia está protagonizando una meteórica carrera en la industria de la moda junto a sus amigas Suki Waterhouse y Cara Delevingne.

De hecho, la hija de Mick Jagger no es capaz de dar crédito a lo que han conseguido en tan poco tiempo."Es una locura. Conozco a Suki desde los 11 años. Estuvimos juntas en el colegio hasta los 16. No conocí a Cara hasta más tarde, pero nos hicimos amigas muy rápido. Los últimos tres años han sido muy alocados, hemos pasado de estar juntas en Glastonbury a aparecer en películas", confesó.