Helen Lindes se escapa a Lanzarote para disfrutar de su segundo embarazo en la playa

La modelo Helen Lindes, quien fuera Miss España y una de las estrellas mejor cotizadas de las pasarelas de medio mundo, no podría estar más encantada con el rumbo que ha dado su vida desde que se enamorara del jugador de baloncesto Rudy Fernández, con el que se casó en 2015 tras cuatro años de idílica relación y con el que ahora comparte dos retoños: su primogénito Alan y un bebé que todavía está en camino pero al que no le queda demasiado para llegar al mundo.

En este contexto de pura felicidad, la maniquí no se lo ha pensado demasiado antes de poner rumbo a Lanzarote, su tierra natal, para poder compartir con su familia y sus seres queridos la ilusión que le embarga ante la perspectiva de convertirse una vez más en madre... Para eso y también para sacar el máximo partido a las agradables temperaturas que se viven estos días prenavideños en las Islas Canarias y, sobre todo, en sus paradisíacas playas.

"Barriguita feliz", "vuelta a casa", "18 semanas" o "happy" son algunas de las etiquetas que ha añadido Helen a la publicación con la que, en Instagram, ha querido presumir tanto de lo bien que sobrelleva su proceso de gestación como de la espectacular figura que luce en esta época inmejorable que atraviesa -ahora y durante los próximos días- en la tierra que la vio nacer y a la que tan ligada se siente.

De la misma forma, la modelo aprovechará estos días para relajarse y desconectar temporalmente de las obligaciones, así como para recargar las pilas y, especialmente, sus reservas de Vitamina D gracias a esos rayos de sol que no parecen abandonar nunca a las islas afortunadas: "Un poquito de sol nunca viene mal... Unas navidades diferentes", ha reconocido en la descripción de otra instantánea en la que, ataviada ya con un holgado vestido veraniego, aparece radiante y fabulosa como siempre.

Poco antes de que abandonara la península para iniciar su merecido período vacacional, Helen Lindes se pronunciaba con total sinceridad sobre las expectativas que se habían marcado tanto ella como Rudy de cara a la llegada de su segundo retoño, pero también sobre a quién correspondía esta vez tomar una decisión tan importante como la de poner nombre a la criatura.

"Aún no sabemos [si es niño o niña], pero nos da igual. Nos haría tal vez más ilusión que sea niña, por tener la parejita. Pero estaremos felices igualmente", explicaba la maniquí en un evento celebrado en Madrid. "En esta ocasión le toca a mi marido elegir nombre, yo tuve la oportunidad de elegir Alan y ahora le toca a él. Está en sus manos", revelaba sobre esa responsabilidad crucial.

RELACIONADOS